Putin da una semana de vacaciones a los rusos para f…
Reino Unido analiza restricciones contra el covid-19…
Corte Constitucional pide investigación penal por pr…
La Asamblea investigará caso de corrupción vinculado…
Alcantarillado colapsó por las lluvias en La Armenia
Gobierno y Frente Unitario de Trabajadores miden fue…
El seguimiento tras la vacunación a los niños es clave
Lasso ordena que todas las mercancías pasen por un s…

‘Mi hijo se quedó sin papá gracias a este señor’, dice la pareja del hombre que habría ingresado a robar la casa de un adulto mayor

En un video grabado por las cámaras de seguridad del sector se ve cómo los presuntos asaltantes salen corriendo de la vivienda. Foto: captura

En un video grabado por las cámaras de seguridad del sector se ve cómo los presuntos asaltantes salen corriendo de la vivienda. Foto: captura

El 17 de julio del 2020, un grupo de cinco hombres ingresaron a la vivienda de Jorge Ríos, quien, después de escapar de los golpes, disparó contra uno de los ciudadanos. Foto: captura de pantalla

“Mi hijo se quedó sin papá”, dice Sofía (nombre protegido), sobre la muerte de su pareja Franco M., de 26 años. El joven murió luego de que habría ingresado a robar la vivienda de un adulto mayor, Jorge Adolfo Ríos, junto con otros cuatro ciudadanos, en Quilmes, en Argentina.

Franco M. murió tras recibir dos tiros perpetrados por Ríos, después de que el jubilado lograra escapar de amenazas y golpes. El caso genera debate en la nación, pues la familia de Franco M. pide que se esclarezcan los hechos, mientras que los allegados de Ríos -quien permanece en prisión preventiva- exigen su liberación y sostienen que el adulto mayor de 71 años actuó en  legítima defensa. 

En Quilmes hay incertidumbre desde el incidente, que se registró el 17 de julio del 2020. Ese día, según reportan medios de comunicación locales, cinco hombres ingresaron a la casa de Ríos, con el objetivo de robarle. Los presuntos delincuentes golpearon y amenazaron al adulto mayor con un destornillador. Entonces, Ríos -de acuerdo con fuentes cercanas a la investigación policial- logró tomar su pistola Bersa Thunder, calibre nueve milímetros, disparó contra los hombres e hirió de muerte a Franco M.

De acuerdo con el informe de la autopsia realizada al cadáver, el perito concluyó que el joven recibió dos balazos: uno en el tórax y otro en la región abdominal que le causaron la muerte.

Cinco días después del ataque, el 22 de julio, la Justicia argentina formuló cargos contra Ríos por homicidio agravado por el empleo de un arma fuego y un tribunal dictó prisión preventiva que, al ser un adulto mayor, se cumple en el domicilio. 

La víctima,-amante del fútbol e hincha del equipo de Quilmes– fue despedido ese mismo día por una caravana de automóviles que formaban parte del cortejo fúnebre organizado por el equipo, custodiado por tres patrulleros. Mientras que, a los pies del hogar de Ríos, vecinos y familiares protestaron por la imputación de cargos. 

En un video grabado por las cámaras de seguridad del sector se ve cómo los presuntos asaltantes salen corriendo de la vivienda. Foto: captura

Allí, en medio de decenas de periódicos y cadenas televisivas, la expareja del joven, con quien tuvo un hijo, señaló: “Nadie sabe de él. Mi hijo se quedó sin papá gracias a este señor”. increpó. El cuñado de Franco M., quien prefirió no identificarse en diálogo con Telefe Noticias, afirmó que “él se confundió, no digo que estuvo bien lo que hizo, pero él no tenía contención, el necesitaba una ayuda que no la tuvo”. 

Federico Ríos -hijo del adulto mayor- fue firme y defendió a su padre. “Mi papá no es un homicida, no quería que esto pase. Ese día se fue a dormir sin pensar que al otro día se iba a despertar en una comisaría”, señaló.

Ríos -quien se dedicó a la herrería durante más de 40 años- decidió ofrecer su testimonio que fue recogido por el diario argentino La Nación y dijo: “Me siento mal, yo no nací para matar a nadie, pero tampoco para que me entren tres veces en la noche. ¿Con que intención quería venir esta gente, cinco personas?. Pensé mil cosas, de mil maneras… Yo no soy un delincuente“, aseguró durante una entrevista con radio La Red.

Una serie de imágenes -difundida por medios de comunicación- dan cuenta de la dura noche que pasó Ríos: tenía contusiones en la cabeza, brazos y piernas, que le sangraban por las heridas. 

Federico teme por la integridad de la familia, pues han recibido amenazas. El joven indicó que piensan en un cambio de domicilio, por miedo a represalias.

Para el exministra de Seguridad de Argentina, Patricia Bullrich, en este caso se quiere convertir a la “víctima en victimario”. En un video divulgado en sus redes sociales, la abogada dijo: “Se defendió en legítima defensa y que lo procesen, esté preso y reciba amenazas es volver a la filosofía del mundo del revés”. 

Cámaras de seguridad captaron el escape de los hombres por los techos de los vecinos de Ríos. Uno de ellos (Moreyra) cayó 60 metros. Las imágenes dan cuenta de que no podía caminar y lo hacía con dificultad. En una primera versión, la Policía pensó que huía con una herida de bala en la pierna derecha. Sin embargo, después del examen medico legal, se concluyó que era una fractura preexistente. 

Suplementos digitales