El Reino Unido asiste atónito al rápido descenso de …
Incendios, ráfagas y alta radiación aumentan en vera…
Un disparo terminó con la vida de un policía y padre
Abuelos forjan lazos con nietos en el cuidado diario
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 26 de julio del 2021
Loja hizo su propio plan para acelerar la vacunación
La crisis fiscal impactó en programas para migrantes…
El debate sobre el número de asambleístas vuelve a escena

El exceso de mortalidad por covid-19 en Guatemala supera las 15 000 muertes

Familiares y amigos de Elfego Miranda acompaña el ataúd rumbo a su entierro en el cementerio de San Francisco, en Comitancillo (Guatemala). Foto: EFE

Familiares y amigos de Elfego Miranda acompaña el ataúd rumbo a su entierro en el cementerio de San Francisco, en Comitancillo (Guatemala). Foto: EFE

Familiares y amigos de Elfego Miranda acompaña el ataúd rumbo a su entierro en el cementerio de San Francisco, en Comitancillo (Guatemala). Foto: EFE

El exceso de mortalidad a causa de la covid-19 superó las 15 000 muertes en Guatemala, según un informe emitido este martes 16 de marzo del 2021 por la ONG Laboratorio de Datos GT, luego de un año del primer fallecimiento por la covid-19 en el país centroamericano.

La organización advirtió que, desde que se mostró un exceso de mortalidad a finales de mayo, hasta el pasado 5 de febrero, el Registro Nacional de las Personas ha contabilizado 15 424 muertes más que el promedio de los últimos cinco años.

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, en cambio, ha registrado 6 599 muertes desde el pasado 15 de marzo de 2020, cuando el Gobierno reportó la primera baja a causa del coronavirus, correspondiente al segundo paciente infectado.

El exceso de muertes investigado por Laboratorio de Datos da cuenta de que hubo un 26 % de más muertes en esas semanas, por causas “directas o indirectas” de la pandemia.

La cartera sanitaria únicamente contabiliza y hace públicos los decesos a causa de la covid-19 que suceden dentro del sistema hospitalario o de salud, en cambio, el Registro de las Personas analiza otras variables, como las muertes domiciliarias o en la vía pública.

Incluso, el Registro ha advertido que hay más de 8 000 muertes en hospitales reportadas como “sospechosas, posibles o contacto de la covid-19”, aseguró el Laboratorio.

El ingeniero y analista de datos de la entidad, Óscar Chávez, aseguró que el “exceso de mortalidad debe ser interpretado como defunciones tanto directamente asociadas a la covid-19 como con otras defunciones que de manera indirecta se asocia a la situación, como la falta de tratamiento médico, los confinamientos, la falta de acceso a servicios o bien casos no registrados por ninguna autoridad”.

También subrayó que a medida de que pasa el tiempo, será menor el pocentaje de exceso de muertes relacionado a la covid-19, que durante la primera ola superó el 40 %, de acuerdo con el análisis entregado por la misma organización en octubre pasado.

El rezago de la vacunación

La ONG también profundizó sobre la situación de las vacunas aplicadas por el Ministerio de Salud, que muestran un panorama desalentador y que podría “cumplir sus propios objetivos pero en seis años”, indicó el ingeniero en sistemas Carlos Duarte.

“Según el Gobierno ha aplicado 42 000 dosis, pero, a pesar del ingreso desde el 2 de marzo más de 200 000 dosis, la aplicación avanza muy despacio con relación al acumulado. La meta del Gobierno es administrar 10.000 vacunas al día, pero no estamos cerca de llegar en este mes a cubrir el objetivo de inmunizar con la primera dosis a la primera línea del plan de vacunación, englobada en el personal de salud”, agregó.

Además de la “falta de información” sobre los sitios disponibles para vacunarse y de las negociaciones y compras de vacunas, así como de una “nula” campaña de comunicación, Laboratorio de Datos encontró otros omisos, como a quién se ha aplicado la vacuna.

“Hay un renglón de personas categorizadas como “otros”, que ocupa el segundo lugar de vacunación con 7 446 personas. Es el segundo lugar de vacunación, por detrás de la enfermería auxiliar, con 10 443 inmunizaciones. No sabemos quiénes son y, aunque la ministra explicó que se trataba de personal de limpieza, seguridad, y otros, estos mismos rangos están descritos en el resto del listado”, señáló Duarte.

La pandemia de contrastes 

La exsecretaria de Planificación de la Presidencia (2008-2012), Karin Slowing, médica y maestra en salud pública, quien coordina el proyecto fiscalizador, asegura que si bien hubo medidas correctas que impidieron el avance temprano de la pandemia, estas fueron adoptadas desde un punto de vista autoritario.

Sin embargo, hay otros factores que, a su criterio, consiguieron que la pandemia no fuera la catástrofe de otras naciones, como “la ruralidad, pues prácticamente más de la mitad del país es rural, con una alta dispersión social y baja demografía”.

Sin embargo, en las ciudades la proliferación de contagios se ha mantenido, pese a varias de las medidas y las muestras de constante relajamiento de la sociedad y de las restricciones gubernamentales.

El presupuesto, además, mantiene una ejecución baja con apenas el 1,2 % gastado de los 390 millones de dólares designados por el Congreso para tema covid este año, indicó el economista Enrique Maldonado.

Añadió que el año pasado, de los más de 159 millones de dólares dispuestos para atender a la pandemia, se concluyó con la ejecución del 78,2 %.

“El Ministerio de Salud continúa con los mismos problemas para ejecutar, debe mejorar la gestión público financiera a lo interno para lograr una gestión más fácil”, aseveró y lamentó la complejidad de acceso a la información en la cartera sanitaria.

El primer caso de la enfermedad fue detectado el 13 de marzo de 2020, lo que obligó a un confinamiento de varios meses que terminó finalmente el 1 de octubre, con el cese de la mayoría de las restricciones.