Río cancela fiesta de fin de año tras primeros casos…
Chile confirma su primer caso de variante Ómicron
Salario de profesores en Venezuela llega a USD 11
Decisión judicial avala a comerciantes informales en…
1 100 puestos de vacunación contra covid-19 habilita…
‘Termine de bañarse’: jueza regaña a abo…
Lluvias se prevén para las tardes del feriado quiteño
Guarderas dice que, si continúan desmanes, analizará…

¿Cómo ha evolucionado el coronavirus hasta diciembre del 2020?

Investigadores elaboraron un estudio para saber en qué momento un enfermo de covid-19 resulta más contagioso. Foto: REUTERS.

Investigadores elaboraron un estudio para saber en qué momento un enfermo de covid-19 resulta más contagioso. Foto: REUTERS.

Imagen referencial. El virus ha mutado en siete grupos principales, o cepas, según se fue adaptando a sus huéspedes humanos. Foto: REUTERS.

Durante el avance del SARS-CoV-2 por todo el mundo, con la muerte de más de 1,5 millones de personas en el último año a causa del covid-19, el virus ha mutado en siete grupos principales, o cepas, según se fue adaptando a sus huéspedes humanos.

Mapear y comprender esos cambios en el virus es crucial para desarrollar estrategias para combatir el covid-19, la enfermedad que causa.

“La razón para analizar la genómica es tratar de averiguar de dónde vino (…); en términos de tratar de trazar un mapa de lo que esperaríamos de la pandemia, esa información es crítica”, dijo la directora de salud de Australia Meridional, Nicola Spurrier, tras un brote en el estado a principios de noviembre.

Reuters analizó más de 185 000 muestras de genoma de la Iniciativa Global para Compartir Todos los Datos de la Influenza (GISAID), la base de datos más grande de secuencias genómicas de nuevos coronavirus en el mundo, para mostrar cómo el dominio global de las principales cepas ha variado con el tiempo.

La cepa original, detectada en la ciudad china de Wuhan en diciembre de 2019, es la cepa L. Luego, el virus mutó en la cepa S a principios de 2020. A esto le siguieron las cepas V y G. La cepa G mutó aún más en las cepas GR, GH y GV. Varias otras mutaciones poco frecuentes se agruparon colectivamente como cepa O.

Mutaciones de seguimiento

Una mutación es un cambio en el material genético de un organismo. Cuando un virus hace millones de copias de sí mismo y se mueve de un huésped a otro, no todas las copias son idénticas. Estas pequeñas mutaciones se acumulan a medida que el virus se transmite y se copia una y otra vez.

Al principio de la pandemia, el virus se abrió camino relativamente rápido en todo el mundo, se introdujo repetidamente en diferentes lugares y provocó nuevos brotes con regularidad. Durante ese tiempo, hubo una mezcla más diversa de cepas entre las muestras reportadas a GISAID.

A medida que los países comenzaron a cerrar sus fronteras, se introdujeron menos cepas nuevas, y en los países donde estaban presentes las cepas de tipo G más resistentes, comenzaron a dominar.

En Asia, la cepa L original persistió durante más tiempo ya que varios países, incluida China, se apresuraron a cerrar fronteras y restringir el movimiento. Por el contrario, América del Norte y Europa no restringieron tanto el movimiento, al menos inicialmente, lo que permitió que las cepas G se extendieran y mutaran a un ritmo más rápido.

“Este virus se mueve en eventos de superpropagación, lo que significa que el virus no tiene que ser particularmente contagioso”, dijo Catherine Bennett, presidenta de epidemiología de la Facultad de Salud de la Universidad Deakin de Melbourne. “Veremos diferentes patrones debido a la transmisión de grupos”.

Las cepas G son ahora dominantes en todo el mundo. Una mutación específica, D614G, se ha convertido en la variante más común.

La mutación más reciente que ha surgido es la cepa GV, que hasta ahora se ha aislado en Europa, donde los expertos dicen que no está claro si la cepa se está propagando debido a alguna ventaja de transmisión o porque afectó a adultos jóvenes y turistas socialmente activos durante el verano.

¿Por qué importan las mutaciones?

Hasta ahora, el SARS-CoV-2 ha mutado lentamente, lo que permite a los científicos y a los responsables de las políticas mantenerse al tanto de su avance.

Aún así, los científicos están divididos sobre las implicaciones de algunas de las mutaciones. Algunos expertos han informado que la variación D614G ha hecho que el virus sea más transmisible, sin embargo, otros estudios lo contradicen.

De cualquier manera, los cambios hasta ahora no han dado como resultado cepas que probablemente serían resistentes a las vacunas en desarrollo.

Sin embargo, los expertos que han observado la mutación de la influenza y el VIH durante años, eludiendo las vacunas, advierten que las mutaciones futuras del SARS-CoV-2 siguen sin conocerse. Y la mejor oportunidad para evitar los cambios que hacen que el virus sea impermeable a una vacuna sigue siendo reducir su propagación y reducir las oportunidades que tiene de mutar.

“Si el virus cambia sustancialmente, particularmente las proteínas de pico, entonces podría escapar de una vacuna. Queremos ralentizar la transmisión a nivel mundial para ralentizar el reloj”, dijo Bennett de Deakin. “Eso reduce las posibilidades de un cambio de uno en un billón, una terrible noticia para nosotros”.

Suplementos digitales