Lasso califica de ‘héroe’ a policía ases…
Mujer de 27 años y con seis hijos murió de covid tra…
La Asamblea aprobó reforma para que el IESS ventile …
Covid-19 marca el pulso comercial en Quito
Reportera fue atropellada durante transmisión en viv…
¿Por qué contagiarse con covid-19 a propósito no es …
Docentes adaptan clases a cambios de modalidad
Sector industrial propone espacio para discutir sobr…

Escultor español juzgado por ‘performance’ en la tumba de Franco

El escultor Enrique Tenreiro, autor de la pintada en la tumba de Franco. Foto: EFE

El escultor español Eduardo Tenreiro fue juzgado este viernes 10 de diciembre en Madrid por haber realizado una pintada sobre la tumba del dictador Francisco Franco cuando estaba enterrado en la basílica del Valle de los Caídos, próximo a la capital, por lo que se enfrenta a una petición de pena de entre uno y dos años de prisión.

En octubre de 2018 Tenreiro vertió sobre la tumba de Franco pintura roja, dibujó una paloma y escribió “Por la libertad”, en una ‘performance’ que grabó y difundió por redes sociales un fotógrafo que lo acompañaba.

Inmediatamente fue retenido por el personal de seguridad y arrestado por la Guardia Civil, y desde ese momento recibió tanto muestras de apoyo como insultos y amenazas.

Por este hecho la Fiscalía pide para él un año de cárcel, por un delito contra la libertad de conciencia, ya que el hecho ocurrió en un templo y cuando estaba a punto de comenzar una misa, además de una indemnización a Patrimonio Nacional de USD 940 por daños y perjuicios.

Por su parte, la acusación particular, ejercida por la Asociación para la Defensa del Valle de los Caídos, solicita dos años y cinco meses de prisión, porque le suma el delito de profanación de una tumba.

El escultor, grabador y especialista en ‘performance’ Eduardo Tenreiro defendió en el juicio que cuando realizó esa acción lo hizo en una creación artística “por la reconciliación y por la libertad” de los españoles, utilizando pintura lavable para no causar daños y en apenas 10 segundos porque vio que empezaba una misa y no quería interrrumpirla.

El artista aseguró que pensó la acción unos días antes y que con la misma, al igual que con otras anteriores, pretendía remover conciencias y denunciar que un dictador tenga un “mausoleo” en un lugar público destinado a los fallecidos de los dos bandos de una guerra, en la que ese dictador no había muerto.

Los hechos ocurrieron cuando Franco estaba enterrado en el Valle de los Caídos, un monumento que mandó construir para conmemorar la Guerra Civil (1936-1939), convertido en un símbolo del franquismo, y de donde fue exhumado en octubre de 2019, después de haber estado enterrado allí desde su muerte, en noviembre de 1975.

Antes y después de su declaración en el juicio el artista ha defendido su acción de protesta de aquel día y ha asegurado estar dispuesto a ir a la cárcel.

Tras la sesión de este viernes el juicio quedó visto para sentencia.

Suplementos digitales