Cuatro generales de la Policía son cesados tras no p…
Presidente francés Macron a grupos antivacunas: R…
42 agentes metropolitanos fueron separados tras denu…
TC Televisión ofreció disculpas a El Comercio y otra…
La OMS no entiende por qué Pfizer y Moderna aumentan…
Guarderas ahora apela al TCE para que se cumpla la s…
Rusia promete a América Latina que este agosto 2021 …
Ecuador analiza reapertura parcial de la frontera co…

Erdogan exige al gobierno de Damasco que retroceda en el noroeste de Siria

Una foto distribuida por la oficina de prensa del presidente turco muestra al presidente turco Tayyip Erdogan durante la reunión del Partido Justicia y Desarrollo (Partido Ak) en el Parlamento turco en Ankara, Turquía, el 05 de febrero de 2020.

Una foto distribuida por la oficina de prensa del presidente turco muestra al presidente turco Tayyip Erdogan durante la reunión del Partido Justicia y Desarrollo (Partido Ak) en el Parlamento turco en Ankara, Turquía, el 05 de febrero de 2020.

Una foto distribuida por la oficina de prensa del presidente turco muestra a Tayyip Erdogan durante la reunión del Partido Justicia y Desarrollo (Partido Ak) en el Parlamento turco en Ankara, Turquía, el 5 de febrero de 2020. Foto: EFE

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, lanzó este miércoles 5 de febrero de 2020 un ultimátum al gobierno de Bashar al Asad para que retroceda en el noroeste de Siria, después de que varios enfrentamientos suscitaran roces entre Ankara y Moscú, aliado de Damasco.

Pese a estas advertencias, las fuerzas del régimen sirio seguían el miércoles avanzando en el noroeste del país.

En las últimas 24 horas, arrebataron unos 20 pueblos y localidades a rebeldes y yihadistas en el sur de la provincia de Idlib, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) y la agencia oficial siria Sana.

Las fuerzas gubernamentales se encuentran ahora a menos de un kilómetro de la localidad estratégica de Saraqeb, situada en el cruce de las autopistas M5, M4 y de la carretera que lleva a Idlib, capital de la provincia homónima, indicó el OSDH.

La escalada de tensión entre Turquía y Siria tuvo lugar tras violentos e inéditos enfrentamientos el lunes entre tropas de ambos países en la provincia de Idlib, último bastión yihadista y rebelde, que dejaron más de 20 muertos.

El gobierno sirio, con el apoyo de la aviación rusa, intensificó sus ataques desde diciembre para ganar terreno en Idlib, llegando incluso a rodear dos puestos de observación construidos por Ankara en el marco de un acuerdo concluido en 2018 con Moscú.

El lunes, disparos de artillería sirios causaron ocho muertos en filas turcas. Turquía respondió con bombardeos de posiciones sirias que dejaron al menos 13 muertos.

“Dos de nuestros 12 puestos de observación se encuentran detrás de las líneas del régimen. Esperamos que el régimen se retire más allá de nuestros puestos de observación antes de fines de febrero”, declaró Erdogan en un discurso en Ankara.

“Si el régimen no se retira, Turquía se verá obligada a tomar cartas en el asunto”, advirtió.

Estos puestos de observación están situados en Morek y Surman, al sudeste de la ciudad de Idlib.

Erdogan dijo que le había transmitido ese mensaje a su homólogo ruso Vladimir Putin, principal aliado del gobierno sirio, en una conversación telefónica celebrada la víspera.

“Giro” en el conflicto sirio

El mandatario también dijo que el ataque contra las fuerzas turcas era un “giro” en el conflicto sirio.

“No dejaremos que las cosas sigan como antes donde corrió la sangre de los militares turcos”, afirmó.

“Responderemos sin ningún aviso a cualquier nuevo ataque contra nuestros militares o contra los combatientes (rebeldes sirios) con los que cooperamos”, reiteró el presidente turco.

Erdogan, que se había acercado a Asad antes del conflicto sirio, es hoy en día uno de sus principales detractores y no duda en calificarlo de “tirano sanguinario”.

Desde 2011, el conflicto en Siria ha causado más de 380 000 muertos y obligado a desplazarse a millones de personas.

Aunque Turquía apoya a los grupos rebeldes y Rusia al régimen, los dos países reforzaron su cooperación desde 2016 y se impusieron como dos intermediarios cruciales en Siria.

Ankara y Moscú firmaron varios acuerdos de alto el fuego en la provincia de Idlib, pero suelen ser infringidos.

Tensiones ruso-turcas

Desde el ataque del régimen contra las fuerzas turcas el lunes, Erdogan criticó a Moscú por no presionar lo suficiente al gobierno de Asad.

El presidente turco afirmó el miércoles que Rusia tenía que “entender mejor nuestras susceptibilidades en Siria”.

Aunque estos enfrentamientos han afectado las relaciones entre Ankara y Moscú, los analistas estiman que estos dos países sabrán evitar una crisis abierta.

“Los dos países sabrán diferenciar entre las tensiones ‘puntuales’ y el mantenimiento de su cooperación en ámbitos clave, especialmente en la energía y la defensa”, explica a la AFP Jana Jabbour, especialista en diplomacia turca en el Instituto de Ciencias Políticas de París.

La situación de Idlib es una cuestión que preocupa mucho a Ankara debido a su proximidad con la frontera, sobre todo porque el país recibió a más de 3,6 millones de personas que huyeron de Siria desde el inicio del conflicto.