Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 31 de julio del 2021
Arancel baja desde este 1 de agosto para bicicletas,…
Íñigo Salvador: ‘Hay entidades en donde campea la co…
Riobamba, en campaña para reactivar el turismo
Paseo Agroecológico de Guápulo se hace con emprendedores
Jóvenes se preparan para el nuevo examen Transformar
La Asamblea Nacional debate la legalización de lotes…
La viuda de Jovenel Moise dice que considera postula…

Un dron reabastece de combustible a un avión militar de EE.UU. en pleno vuelo

La prueba sin precedentes se llevó a cabo el 4 de junio con un dron MQ-25 Stingray de Boeign desde el Aeropuerto MidAmerica en Mascoutah, Illinois. Foto: Twitter @entre_guerras_

La Marina de Estados Unidos usó por primera vez un avión cisterna no tripulado para reabastecer en vuelo a un avión de combate F/A-18E-F Super Hornet, informó este martes 8 de junio del 2021 el Pentágono.

La prueba sin precedentes se llevó a cabo el 4 de junio con un dron MQ-25 Stingray de Boeign desde el Aeropuerto MidAmerica en Mascoutah, Illinois.

“La misión demostró que el avión cisterna no tripulado puede usar exitosamente el método probado para el reabastecimiento de combustible en vuelo“, señaló el Departamento de Defensa.

“Este vuelo echa los cimientos para la integración en el contexto de los portaaviones y permite una mayor capacidad en el uso combinado de vehículos tripulados y no tripulados”, dijo el contraalmirante Brian Corey, oficial encargado del programa.

Durante la prueba, un Hornet se aproximó hasta unos seis metros del dron a fin de que los dos tripulantes tomaran algunas medidas y observaran varias características del robot, explico Dave Bujold, director del programa MQ-27, citado por el Pentágono.

“Querían ver cuán estable era el vuelo en tan corta proximidad con el vehículo no tripulado”, añadió. “Querían observar oficialmente, con sus propios ojos, el comportamiento del vehículo cisterna y la canasta de reabastecimiento”.

Los dos tripulantes del Hornet, del Escuadrón 23 de Prueba y Evaluación, se mantuvieron en contacto radial con el operador del MQ-25 que controlaba el aparato desde una estación en tierra.

Una vez que el operador desplegó la manguera y la canasta desde el vehículo no tripulado, el Hornet se aproximó más para una conexión de prueba, en la cual no pasó combustible del avión cisterna al avión de combate.

En la segunda conexión hubo una transferencia de 135 kilogramos de combustible del MQ-25 al Hornet cuando ambos volaban a unos a unos 3 050 metros de altura y a una velocidad normal de operaciones.

Los dos aviones completaron más de 10 minutos de conexión.

La misión, que duró unas cuatro horas y media, se completó con otra transferencia de unos 10 kilogramos de combustible a 4 880 metros de altura.