Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 23 de junio del 2021
La Conaie se alista para elegir nuevo Presidente y d…
El temor al contagio pesa en la decisión de regresar…
En Tulcán, norte de Ecuador, se implementan restricc…
Slendy Cifuentes: ‘Logramos que el agresor de Johann…
Tres causas del mayor desempleo en Ecuador, según ex…
Fabrizio Célleri: ‘La ropa vende sensaciones y estímulos’
Arranca el juicio al primer acusado bajo ley segurid…

Detienen en Guatemala a uno de los pandilleros más buscados de El Salvador

El detenido enfrenta 11 cargos de crueldad animal agravada. Foto: Pink Free

El detenido enfrenta 11 cargos de crueldad animal agravada. Foto: Pink Free

Foto referencial. La Policía Nacional Civil de Guatemala confirmó este sábado 24 de abril del 2021 que detuvo al presunto integrante de la pandilla Barrio 18. Foto: Pink Free

La Policía Nacional Civil de Guatemala confirmó este sábado 24 de abril del 2021 que detuvo al presunto integrante de la pandilla Barrio 18 de El Salvador Byron Arístides Tobías Marroquín, alías ‘El Gordo’, de 29 años, supuestamente uno de pandilleros más buscados de ese país.

La captura fue realizada en el barrio San José, del municipio de Palín, en el departamento sureño de Escuintla, a 40 kilómetros al sur de la Ciudad de Guatemala.

Investigadores de la División Nacional contra el Desarrollo de Pandillas (Dipanda) de la Policía guatemalteca y de la Organización Internacional de la Policía (Interpol) dieron con Tobías Marroquín, buscado por la justicia desde 2016.

La fuerza pública guatemalteca indicó en un comunicado que Tobías Marroquín “es presunto integrante de la mara 18 en El Salvador, y tiene dos órdenes de captura internacionales por los delitos de posesión y tenencia, de fecha 1 de noviembre del año 2016, y por homicidio agravado, de fecha 5 de mayo del 2017”.

Ambas órdenes de aprehensión fueron giradas por juzgados de El Salvador, según la fuente.

Tras la detención de Tobías Marroquín, la Interpol Guatemala lo trasladó hacia la frontera de Valle Nuevo, en el municipio de Jalpatagua, del departamento de Jutiapa, a 127 kilómetros al sureste de la capital guatemalteca, “con la finalidad de ser entregado a las autoridades salvadoreñas”, agregó la Policía.

Las pandillas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil salvadoreña (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a los planes de seguridad activados en las últimas cuatro administraciones de El Salvador.

El Gobierno del presidente Nayib Bukele, que asumió el poder el 1 de junio de 2019, implementa un plan con el que busca recuperar el control de los territorios controlados por las “maras”.

El Ejecutivo salvadoreño atribuye a este plan una sensible reducción de los homicidios en su país, que llegaron a 1 322 en 2020, una cifra muy inferior a la registrada en 2019, cuando se computaron 2 398 muertes violentas.

Los datos oficiales indican que durante el año 2020 El Salvador registró 30 días sin homicidios, “lo cual constituye un gran logro de la estrategia de seguridad impulsada por el Gobierno”.