La Comisión de Fiscalización cierra proceso contra P…
Portoviejo avanza en la vacunación de las segundas d…
En Huaquillas levantan paro; Gobierno Nacional evalu…
¿Se puede restringir actividades con el pasaporte de…
¿Qué cambia en Educación con el Decreto Ejecutivo 145?
El mundo supera los 200 millones de casos de covid-1…
Primera sentencia con pena de prisión por envenenami…
Universidades volverán a ofertar posgrados autofinan…

Cuba y Estados Unidos firman acuerdo contra el terrorismo

Los Gobiernos de Cuba y Estados Unidos firmaron este lunes, 16 de enero del 2017, un acuerdo para cooperar en la lucha contra el terrorismo, la trata de personas y los delitos cibernéticos. El documento establece los objetivos de la cooperación y define los delitos en los que se trabajará de manera conjunta, entre ellos la producción, distribución y tráfico de estupefacientes, la falsificación de documentos y la pornografía.

El texto, al que tuvo acceso dpa, fue firmado por el ministro del Interior cubano, Julio César Gandarilla, y el embajador estadounidense en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, en presencia de Ben Rhodes, asesor adjunto de Seguridad Nacional del presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Gracias al acuerdo, funcionarios de ambos países podrán compartir información y experiencias, además de coordinar operaciones y designar a oficiales de enlace para conseguir una comunicación más fluida entre ambas partes. Los puntos acordados pueden ser ampliados en un futuro. “Los participantes pueden decidir de conjunto establecer nuevos grupos de trabajo técnico”, señaló el documento.

El texto firmado hoy en La Habana estará vigente por dos años prorrogables y ambas partes realizarán conversaciones de seguimiento del acuerdo cada seis meses.

El acuerdo se produce a pocos días de que Obama entregue el mando al republicano Donald Trump, quien todavía no ha definido con claridad su política hacia la isla.

La semana pasada, el Gobierno estadounidense puso fin a la política de “pies secos, pies mojados” que permitía la entrada ilegal a Estados Unidos a los migrantes cubanos. También terminó con el programa de visas para médicos cubanos dirigido a aquellos profesionales de la isla que abandonaban misiones en terceros países.