Luis Verdesoto considera que Emco tiene ' hiperconce…
Autor de tiroteo que dejó 23 muertos en El Paso, Tex…
Pastor evangélico que violó a su hija es condenado a…
Secretario de Seguridad presentó denuncia penal en c…
Gerente de Petroecuador confirma despido de César Pa…
Organizaciones indígenas rechazan unidad nacional pr…
¿Cómo presentar denuncias contra funcionarios judiciales?
Emisión de vapor y gas se mantiene en el volcán Cotopaxi

La crisis de los refugiados radicaliza a la ultraderecha alemana

Un grupo de refugiados vive en una tienda de herramientas en Hamburgo. Foto: EFE

Un grupo de refugiados vive en una tienda de herramientas en Hamburgo. Foto: EFE

Un grupo de refugiados vive en una tienda de herramientas en Hamburgo. Foto: EFE

La ultraderecha cabalga en la crisis de los refugiados para radicalizar su acción en Alemania, donde este año 22 albergues de inmigrantes sufrieron incendios intencionales, afirmó el domingo, 27 de septiembre de 2015, el jefe de los servicios de inteligencia.

Hans-Georg Maassen, presidente de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (Verfassungsschutz), advirtió sobre el peligro de la radicalización de la ultraderecha, en un fin de semana marcado por varias manifestaciones hostiles a los refugiados.

"Lo que vemos con la crisis de los refugiados es la movilización de la extrema derecha" en "la calle, pero también de una parte de la extrema izquierda" que se opone a ella, dijo Hans-Georg Maassen a la radio Deutschlandfunk.

"Observamos" que "casi todos los extremistas en Alemania, que sean de derecha, de izquierda o islamistas, se radicalizan" y "tienden más a la violencia", dijo Maassen, quien destacó sin embargo que ese fenómeno era más visible en la extrema derecha.

Alemania tiene previsto recibir entre 800 000 y un millón de migrantes y refugiados en 2015.

En los últimos meses se registraron manifestaciones y ataques contra los albergues de refugiados, particularmente en el este del país.

Algunas manifestaciones de este fin de semana dieron pie a enfrentamientos con la policía, como en Niederau, cerca de Dresde, cuna del movimiento antirrefugiados Pegida.

Por otra parte, en la noche del sábado, policías y soldados tuvieron que custodiar hasta su lugar de residencia, un exsupermercado reciclado, a un centenar de refugiados que viajaban en dos autobuses.

El viernes, un millar de personas se manifestaron en varias ciudades de Mecklemburgo-Pomerania Occidental (norte).

En Stralsund se registraron tres heridos en incidentes con contramanifestantes de izquierda.

En Leipzig (este), unos 400 simpatizantes del grupo de ultraderecha "Ofensiva por Alemania" se enfrentaron a un millar de contramanifestantes con intercambio de pedradas y petardos.