Con agua contaminada se riegan 7 500 hectáreas de cultivos
Los negocios y el temor conviven con dos cárceles en Quito
En Ecuador también hay voces que imploran por la eutanasia
Pérdidas millonarias en importaciones ficticias
Guillermo Lasso se apoya en siete consejeros
Guayaquil le brindó un fugaz adiós a Álex Quiñónez, …
China aprueba ley para reducir la presión de las tar…
Rusia se encierra ante máximos históricos de covid-19

El colisionador es obra humana

notitle

notitle

Dennis Rodríguez P.

Corresponsal en Bogotá

‘¿Por qué mezclar a Dios con todo esto? Esto es ciencia y la física de las partículas nada tiene que ver con teología. Son dos cosas diferentes”.

John Ellis, físico británico, enfatiza así que es necesario parar el debate sobre las implicaciones del llamado Gran Acelerador de Hadrones (LHC por sus siglas en inglés). Un hadrón es una partícula subatómica

Esta es la máquina más grande construida por el hombre y se constituye en el experimento científico más ambicioso de todos los tiempos en la ciencia.

“Con el LHC y otros experimentos, tratamos de comprobar las teorías físicas acerca de la existencia de universos paralelos, formas desconocidas de la materia, dimensiones adicionales del espacio…”, enfatiza el profesor de Física Teórica del King’s College de Londres.

Ellis, de 64 años, es uno de los 10 000 científicos de 80 países que son parte del LHC que, según señala, fue erróneamente bautizada como ‘La máquina de Dios’. El colisionador es como un telescopio o un microscopio que permitirá a la humanidad, no solo a científicos, ver cosas que no vio antes, dice.

La máquina instalada a 100 metros bajo tierra, en Ginebra (Suiza), cerca de la frontera con Francia, posibilitará a los físicos comprender mejor la naturaleza de la masa, la materia oscura y los orígenes del Universo. También puede surgir algo inesperado en el experimento del Consejo Europeo para Investigación Nuclear.

Con la expectativa por los resultados de los ensayos en el colisionador, los científicos están claros en un asunto: las investigaciones abren las puertas de una nueva física y de otra época en la ciencia. Así lo cree el físico suizo-argentino Giora Mikenberg, de 63 años y con un doctorado en el Instituto de Ciencias Weizmann de Israel.

“En dos o en 15 años, vamos a encontrar las partículas que forman la materia oscura”, pronostica el también integrante del grupo de trabajo. Y dice: “Dios tiene su lugar en la filosofía; nosotros hacemos física”.

El chileno Marco Aurelio Díaz, con un doctorado en física de partículas de la Universidad de California, considera que el LHC permitirá hallar la respuesta de una pregunta clave: ¿por qué las partículas y, por tanto, nosotros, tenemos masa?

Ellis, Mikenberg y Díaz visitaron Bogotá para disertar en el taller Física y Tecnología que se llevó a cabo en la Universidad Nacional de Colombia.

Suplementos digitales