Trump dice que si la selección femenina de fútbol hu…
Argentina comienza a ofrecer combinación de vacunas …
La tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 se …
Italia exigirá el certificado sanitario a los profes…
Primer ministro de San Vicente y Granadinas es herid…
La ONU avisa de un alarmante aumento de la violencia…
Suspenden en Brasil importación de 37 millones de do…
Portoviejo se prepara para el feriado por el Primer …

Se celebra en Buenos Aires primera boda homosexual en sinagoga de Latinoamérica

Una sinagoga de Buenos Aires albergará la primera boda entre mujeres de la historia judía de América Latina, informó el viernes (9 de abril) la Comunidad NCI-Emanu El, donde se celebrará el matrimonio.

La Comunidad NCI-Emanu El y la agrupación Judíos Argentinos Gay (JAG) anunciaron la celebración del matrimonio en abril entre Romina Charur y Victoria Escobar, en un comunicado de prensa.

Las mujeres se casaron por civil en 2014 y desde entonces “militaron siempre por el derecho a casarse de acuerdo con el ritual judío”, precisa el parte.

La boda se celebra luego de que los miembros de esa comunidad judía resolvieron por unanimidad, en una asamblea el pasado 21 de marzo, adherir a una opinión del Committee of Jewish Law and Standards (Comité de leyes y estándares judíos) de la Asamblea Rabínica del Movimiento Conservador, que “en 2006 les había conferido a las parejas del mismo sexo la posibilidad de contraer matrimonio de acuerdo con la ley y el ritual tradicional judíos”, aclara el parte.

“Esta decisión marca un hito en el camino del reconocimiento igualitario de los derechos religiosos y NCI-Emanu El, es la primer comunidad de Latinoamérica en dar este paso tan importante”, agrega.

La Comunidad NCI-Emanu El es la única sinagoga de Buenos Aires que forma parte del Movimiento Judío Conservador y del Movimiento Reformista Mundial (WUPJ, según su sigla en inglés).

Argentina ha sido el primer país de América Latina en sancionar en 2010 una ley federal que autoriza el matrimonio entre personas del mismo sexo y dos años más tarde aprobó la ley de Identidad de Género, que permite a travestis y transexuales tener documento de identidad con el sexo autopercibido.