5 días del feriado por Día de los Difuntos e Indepen…
Estado Islámico reivindica el atentado contra minorí…
Diputado conservador británico muere apuñalado en un…
Bill Clinton se recupera en el hospital de una infec…
Asamblea pide a Comisión que no excluya a sus postul…
ID nomina a Yeseña Guamaní para vicepresidencia de l…
176 emprendimientos de mujeres rurales participaron …
El autoexamen de mama es un método complementario a …

Carlos Rodríguez quiere ser parte de Ecuador

notitle

notitle

Redacción Mundo

Soy graduado de chef en Cuba, y me desempeñaba como tal en un restaurante asiático en el barrio chino de La Habana, el mejor restaurante de comida asiática posiblemente que exista en Cuba.

Vine acá a un evento culinario que organizó una universidad en el 2008, invitado por un chef importante de este país. Ahí tomé la decisión de quedarme viendo las perspectivas que habían en el ámbito profesional y en el ámbito social como tal y aquí estoy hace dos años y con negocio.

Pude ponerme este lugar de comida gracias a la confianza de un amigo que me dio la posibilidad de montar mi negocio y ayudarme con el local. Me va bien. Ofrezco hamburguesas, pinchos, pan con chorizo, ensaladas frías, almuerzos. Cosas rápidas.

Estoy contento porque me siento útil en lo que cabe, en lo que uno aspira a ser.

Me va muy bien hasta ahora. No me he podido desempeñar en lo que me gusta que es impartir clases pero en lo que estoy haciendo me siento bien. Y siempre espero la posibilidad que me da la vida y el Señor para salir adelante.

Toda mi familia está en Cuba. Mi esposa, mis hijos, mi madre y mis hermanos. Les ayudo económicamente con lo que puedo, no es una ayuda óptima como quisiera, pero los ayudo con lo que puedo y cuando puedo. No puedo quedarme sin comer, además tengo que pagar un arriendo. Hay algunas cosas que se deben priorizar. En ese espacio yo les ayudo. Es un aporte modesto.

Mi esposa trabaja allá en un laboratorio importante. Tiene buen trabajo y buena posición pero aún así no cubre todas sus necesidades. Allá un salario es de unos 300 ó 400 pesos cubanos que equivalen a USD 15. Eso no cubre la canasta básica nuestra por barata que sea. No cubre las necesidades tanto de alimentos como de vestimenta, diversión, etc.

Para que ella venga tendríamos que tener una base económica fuerte y estar bien asentado por acá para después empezar a pensar en otras cosas.

No regresaría a Cuba porque me he adaptado a este país, tengo lo necesario pero no lo imprescindible que es la familia. Pero tengo lo necesario en el sentido material que antes no lo tenía. Lo tenía pero no crecía, esa ambición material y espiritual no avanzaba. Por esa circunstancia es que no regresaría a la isla.

Este es un país precioso, me gusta mucho, las personas son muy buenas, y tienen buena educación. He encontrado personas maravillosas que me han ayudado mucho y me las sigo encontrando, cada día hago un amigo.

Nosotros somos cultos y poco educados. Tenemos mucha cultura pero poca educación, desgraciadamente es así. Con esto no quiero que los colegas me mal interpreten, pero es la realidad. Somos un poco gritones, hablamos alto, típico en los caribeños, esa es nuestra idiosincrasia y no la podemos perder nunca.

Es una pena que en Ecuador la educación no sea gratis como en nuestro país. Creo que ese es uno de los logros más grandes que ha hecho la revolución, independientemente de otras cosas que no hemos logrado superar. Pero por ese lado avanzamos.

Tengo la esperanza que acá la educación sea gratis y la salud también porque existe mucha gente necesitada, muchos muchachos que quisieran estudiar y no pueden por el alto costo de la educación.

En mi país ahora han habido cambios. No me atrevería a afirmar o confirmar si es o no el momento para hacer las reformas que está haciendo (Raúl) Castro.

Cuba dejó de ser exportadora de arroz. La economía se ha desmoronado y tomar esa decisión ahora es volver otra vez al período especial aunque no hemos salido de ese período pero sería la segunda etapa y un poco más dura porque la gente nunca se prepara para lo malo, siempre se prepara para lo bueno.

Vamos a ver qué pasa, supongo que habrá desempleo, quizá aumente la delincuencia y el cubano se irá al exterior porque no hay otra salida. Y estoy hablando de que el cubano es una de las personas más trabajadoras del mundo con una capacidad enorme tanto profesional como espiritual.

Nosotros hacemos de todo. Hay profesionales trabajando de taxistas, panaderos, en realidad de lo que aparezca. Hacemos de todo. Unos agarran mercancía para vender en Cuba, otros se ponen su lugar de comida cubana.

Espero que este gobierno pueda hacer algo con nosotros. Todos los que somos inmigrantes como tal tenemos el derecho y la esperanza de que algún día seamos parte de cualquier país en el que estemos y parte de la cultura.

Suplementos digitales