Contraloría: personal de la expresidencia, gabinete …
Niños atacantes de la peor matanza de Burkina Faso t…
Audiencia de acción de protección solicitada por Jor…
Jóvenes se unen en una campaña para prevenir suicidi…
Fausto Murillo recuperó su cargo como vocal del Cons…
Dos estudiantes que asistían a clases presenciales s…
Suiza levanta la obligación de uso de mascarilla y l…
Senescyt habilita sistema para que estudiantes solic…

Cadena perpetua para mujer que maltrató hasta la muerte a su bebé adoptada

Imagen referencial. Los jueces de la corte del Distrito Sur de Seúl consideraron que la mujer "provocó su muerte con una brutalidad inimaginable". Foto: Pixabay

Un tribunal de Seúl, en Corea del Sur, ha condenado a cadena perpetua a una mujer que maltrató a su hija adoptiva de solo 16 meses hasta matarla; y a cinco años de cárcel para su marido por colaborar e incitar al maltrato.

Los jueces de la corte del Distrito Sur de Seúl consideraron que la mujer, de la que solo se ha dado a conocer su apellido (Jang) y para la que la fiscalía había pedido la pena de muerte por asesinato, “provocó su muerte con una brutalidad inimaginable”.

“Puesto que la acusada pisoteó sin piedad la dignidad y el honor como ser humano de la víctima, resulta razonable separar a la acusada de la sociedad por tiempo indefinido”, expuso el tribunal en su veredicto, según informó la agencia Yonhap.

La pequeña, de nombre Jung-in, fue adoptada en febrero del año pasado y murió en octubre a causa de unas graves lesiones abdominales y hemorragias internas causadas por el uso de una “fuerza excesiva” por parte de un agresor, según la autopsia.

El terrible caso de Jung-in conmocionó a la sociedad surcoreana y puso en el punto de mira a los servicios sociales y a la Policía del país asiático, que no respondió pese a recibir tres informes sobre sospechas de abusos en un lapso de apenas cinco meses.

Miles de personas han firmado peticiones online pidiendo una dura condena para Jang y hoy, a la salida de los juzgados, decenas de ciudadanos protestaban por el veredicto y reclamaban que se aplicara a Jang la pena de muerte.
En las últimas dos décadas los tribunales surcoreanos rara vez han solicitado la pena de muerte, y solo han fallado a favor de la pena máxima -para la cual el país mantiene una moratoria no oficial desde finales de los 90- en casos de asesinatos múltiples.