‘Cat lovers’ de Quito tienen sus propios refugios
Devolución de cobros indebidos y con intereses, una …
Los problemas de salud mental aumentaron en los univ…
Policías se toman la Quinta Avenida para despedir a …
Secretario de Estado de Estados Unidos ratifica a Ec…
Secretario, que difundió información reservada del c…
45% de filtraciones de datos exponen nombres, correo…
El delito del robo de vehículos se incrementó 20% en 2021

Bélgica cierra cines, teatros, salas y estadios por miedo a Ómicron

El primer ministro de Bélgica, Alexander de Croo, mencionó que hay que preocuparse por la variante Ómicron. Foto: EFE

Bélgica ha endurecido las restricciones contra la pandemia en vísperas navideñas, imponiendo el cierre de cines, teatros y salas de conciertos y sacando al público de los estadios a partir del 26 de diciembre del 2021, ante la inquietud que genera la variante Ómicron y pese a que los contagios caen desde hace semanas.

“Nuestro país conoce desde hace tres semanas un conjunto de medidas bastante estable (…) para luchar contra la variante delta y esas medidas han tenido efecto” pero está claro que “hay que preocuparse por la variante Ómicron”, declaró este 22 de diciembre en rueda de prensa el primer ministro, Alexander de Croo.

Bélgica, que superó los 2 100 puntos de incidencia acumulada en noviembre, presenta actualmente una incidencia de 1 293 puntos y una caída en las infecciones del 36% en los últimos siete días, lo que supone un descenso constante por tercera semana consecutiva.

La media diaria es de 8 300 positivos, 173 hospitalizaciones y 36 decesos por covid en un país de unos 11,5 millones de habitantes. Pero esa oleada que decae correspondía a la variante delta y un tercio de los nuevos contagios en los últimos días corresponden a la nueva cepa Ómicron.

“Hay incertidumbres. Pero hay otros elementos que ya conocemos y no son buenas noticias: sabemos que es muy contagiosa, que se expande más rápido que la delta, que ya era más rápida que la original”, dijo De Croo, quien aseguró que la nueva mutación del virus “pronto será dominante”.

Las restricciones “suplementarias” acordadas por el Gobierno federal y las regiones, que en gran medida afectan al sector del ocio y la cultura en interiores, buscan “ralentizar el avance” de ómicron, “gestionar la presión en los hospitales” y garantizar que los colegios abrirán el próximo 10 de enero, declaró el primer ministro.

Nuevas medidas

Las autoridades no impusieron ninguna medida que afecte a las reuniones de Navidad, aunque el primer ministro llamó a la prudencia y pidió que los comensales que se hagan un “autotest antes de cenar juntos”.

“Los mercados de navidad pueden celebrarse pero los espacios cubiertos por una carpa tienen que cerrar”, explicó De Croo.

Pese a que se cierra la mayoría de eventos públicos en interiores, hay numerosas excepciones y podrán seguir abiertas bibliotecas, museos, piscinas -salvo las partes recreativas-, salas que celebren bodas y funerales, jacuzzis, solariums o ginmasios, entre otras.

Las tiendas tampoco cerrarán, pero las compras deberán hacerse máximo de dos en dos y con mascarilla, que sigue siendo obligatoria en interiores para mayores de 6 años.

Sí se prohibirá el público en las competiciones deportivas en interior y en exterior, con lo que no podrá haber aficionados en las gradas de los estadios.

Pese a que la curva de contagios baja, las autoridades esperan en los próximos días una explosión de contagios con Ómicron y han elegido la prudencia, en una jornada en la que los reyes de Bélgica, Felipe y Matilde, visitaron una unidad de cuidados intensivos.

No obstante, las medidas anunciadas, que se suman a ciertas restricciones ya vigentes, se alejan mucho del cierre obligatorio de comercio y actividades no esenciales decretado el pasado fin de semana en Países Bajos, frontera norte de Bélgica, ni tampoco son tan estrictas como hace un año en la propia Bélgica, cuando se cerraron durante meses hasta las peluquerías.

Desde finales del pasado octubre, cuando la incidencia acumulada era de 360 puntos y los contagios avanzaban a un ritmo semanal del 75%, Bélgica han ido endureciendo gradualmente las restricciones.

Se alcanzó un pico de contagios a mediados del pasado noviembre, por encima de los 2 100 puntos de incidencia pero con una repercusión en hospitalizaciones y fallecimientos mucho menor que en anteriores oleadas en un país con una tasa de vacunación del 76% sobre el total de la población.

Entonces se reintrodujo la mascarilla en espacios públicos interiores, a lo que siguieron medidas como vacaciones escolares adelantadas, restaurantes, bares y tiendas cerrados en horario nocturno, teletrabajo obligatorio varios días por semana y certificado de vacunación cada vez más extendido, a las que ahora se añade el cierre de cines, teatros y espectáculos en interior.

Suplementos digitales