Los nombres de 15 patriotas están en el ‘libro de muertos’
Testimonio de Martín Mora: ‘Una alta capacidad es ad…
Tres años de angustia y sin pistas de Verónica y Kiara
Jefferson Pérez: ‘Carapaz nos está haciendo un llama…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 1 de agosto del 2021
Lasso sumó perfiles con experiencia política para la…
El ISD para el sector aéreo se puede eliminar vía decreto
Otro preso muerto y cinco heridos deja nuevo alterca…

Obama conmuta a cadena perpetua pena capital contra colombiano

Hoy, 12 de enero de 2017, el presidente Barack Obama eliminó la política de ofrecer residencias cubanos que van a Estados Unidos. Foto: EFE.

Hoy, 12 de enero de 2017, el presidente Barack Obama eliminó la política de ofrecer residencias cubanos que van a Estados Unidos. Foto: EFE.

Barack Obama conmutó este martes,17 de enero, a cadena perpetua la pena de muerte a la que fue condenado el colombiano Abelardo Arboleda Ortiz. Foto: EFE.

El presidente Barack Obama conmutó este martes,17 de enero, a cadena perpetua la pena de muerte a la que fue condenado el colombiano Abelardo Arboleda Ortiz, quien según su familia y abogados es discapacitado mental.

Arboleda fue acusado del asesinato en 1998 de Julián Colón, en un episodio de distribución de drogas en el que se vio vinculado a otros tres hombres. Fue acusado de asesinato, porte de armas, posesión de drogas y condenado a muerte.

Su abogada, Amy Gershenfeld Donnella, saludó la decisión de Obama de conmutar su pena y dijo que el caso del colombiano es ejemplo del mal funcionamiento del sistema federal de pena de muerte.

“Es una persona de color intelectualmente discapacitada con un coeficiente intelectual de 54 que nunca fue capaz de aprender a leer, escribir o hacer simples cuentas matemáticas”, dijo Gershenfeld en un comunicado.

Añadió que “una cadena perpetua sin derecho a libertad bajo fianza (…) es una sentencia más proporcionalmente adecuada para Arboleda Ortiz”.

Arboleda nació en 1967 en el poblado de Buenaventura, un municipio portuario en el Pacífico de Colombia.

Su famillia dijo en febrero de 2014 al periódico El País de Cali que esperaba que su hijo, encarcelado en 2001, no muriera en una cárcel estadounidense y se le diera un alivio porque tenía problemas mentales.