13 de February de 2011 00:00

Aristegui lucha contra la censura

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Agustín Eusse A, Editor de Siete Días

El protagonismo de Carmen Aristegui, una de las periodistas y presentadoras de radio y televisión más reconocidas y respetadas de México, trascendió cabinas y micrófonos. En estos días, su frontalidad para decir las cosas ha generado una controversia política cuyo rostro visible es quien dirige los hilos del poder: el presidente Felipe Calderón.

La polémica surgió luego de que la comunicadora de 47 años, que dirige el programa Aristegui de CNN en Español, se quedó sin conducir el noticiero matutino de MVS Radio de México, el lunes 7. Ocurrió después de que el viernes 4 de febrero pidiera a la Presidencia explicar si era cierto un supuesto alcoholismo del mandatario Calderón.

El argumento de la emisora es que la periodista transgredió el código de ética de la empresa y por eso decidió dar por terminada la relación laboral. La imagen y referencias a Aristegui desaparecieron de la página de MVS y su programa se realizó con otro conductor.

Esta semana seguidores de la periodista se convocaron en una protesta frente a las instalaciones de la radio para defender la libertad de expresión. La escritora Lydia Cacho, amiga de la comunicadora, sostiene que la causa del cese fue que Aristegui se negó a leer una disculpa pública en la radio por haber reclamado en el aire al gobierno decir si era cierto que Calderón era alcohólico.

El incidente se suscitó después de que diputados del Partido del Trabajo colocaron un polémico cartel en la Cámara legislativa con una imagen de Calderón que decía: “¿Tú dejarías conducir a un borracho tu auto? ¿No, verdad? ¿Y por qué lo dejas conducir el país?”. Aristegui se refirió al tema el viernes 4 en su programa y dijo que no era la primera vez que se especulaba sobre ese tema. “¿Tiene o no Calderón problemas de alcoholismo? Esto merece, insisto, una respuesta seria, formal y oficial de la propia Presidencia”.

El miércoles, en rueda de prensa, Aristegui pidió a MVS reconsiderar su despido, ya que México “no está para perder” los espacios de libre expresión ganados. Además, dijo que hubo presiones desde la Presidencia, cuando MVS está buscando la renovación de concesiones. Según la periodista, el tema es “te portas bien, te refrendo la concesión. Te portas mal, te la suspendo o te la niego”.

Y agregó: En México “los medios de comunicación trabajan sometidos al poder político”.

Lorenzo Córdova Vianello, experto mexicano en teoría política, señala que la salida de Aristegui de MVS Radio es lamentable -y condenable- en muchos sentidos. En primer lugar porque, de nueva cuenta, la radio mexicana pierde a una de las voces más reconocidas, valerosas y plurales en los espacios noticiosos matutinos. La agudeza y la independencia de la reflexión crítica que Carmen brindaba a sus escuchas -con la que se podía estar de acuerdo o no- es poco frecuente en un medio caracterizado por el mimetismo y el servilismo frente a los poderes (públicos y privados).

En cada proyecto periodístico en que se ha involucrado Aristegui siempre ha peleado por un código de ética que le garantizara su independencia y autonomía editorial. Pero aquello no parece importarle al presidente Calderón.

Para la analista Laura Itzel Castillo, el problema de fondo no es si Calderón es o no alcohólico sino su autoritarismo e intolerancia. Y esos dos elementos de su personalidad y de su praxis política propician un severo daño a la salud del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)