Bolsas de alimentos llegan a favelas de Brasil mientras la pandemia provoca una ola de hambre

El grupo llamado G-10 Favelas ha comenzado a distribuir bolsas de alimentos básicos en los barrios marginales de la ciudad de Sao Paulo, Brasil. Foto: Reuters

El grupo llamado G-10 Favelas ha comenzado a distribuir bolsas de alimentos básicos en los barrios marginales de la ciudad de Sao Paulo, Brasil. Foto: Reuters

El grupo llamado G-10 Favelas ha comenzado a distribuir bolsas de alimentos básicos en los barrios marginales de la ciudad de Sao Paulo, Brasil. Foto: Reuters

Brasil es uno de los productores agrícolas más importantes del mundo, pero millones de personas del país más grande de América Latina están teniendo dificultades por poner comida en su mesa porque el brote de covid-19 ha causado estragos en la economía.

Para combatir el hambre, un grupo llamado G-10 Favelas ha comenzado a distribuir bolsas de alimentos básicos en los barrios marginales de la ciudad de Sao Paulo. Para fines de este abril del 2021, se habrán entregado 30 mil toneladas, dijo la organización.

El grupo entregaba este miércoles 14 de abril del 2021 paquetes a personas que esperaban en largas filas, distanciadas unas de otras, en la favela de Heliópolis. Entre los que recibieron un paquete se encontraba Irami Castro, quien dijo estar agradecida por la ayuda.

“Doy gracias a Dios, porque hoy lo necesito. Soy viuda, no tengo ayuda, no tengo nada”, dijo.

Brasil se ha convertido en uno de los países más afectados del mundo por la pandemia, donde unas 4 000 personas mueren cada día a causa del covid-19, y el sistema de salud está al borde del colapso en Sao Paulo.

El brote ha creado una crisis política para el presidente Jair Bolsonaro, ha destrozado la economía de Brasil y ha causado un sufrimiento creciente a los más pobres del país.

La Fundación Getulio Vargas estima que el 12,8% de la población de Brasil, unos 27 millones de personas, vive ahora por debajo de la línea de pobreza de 246 reales (USD 43) al mes, la mayor cantidad desde que comenzó la serie de datos hace una década.

Aproximadamente, 66 millones de brasileños recibieron un programa de transferencias de efectivo del gobierno el año pasado. Los casi USD 60 000 millones de ingresos básicos suavizaron el golpe económico del coronavirus, impulsaron la popularidad de Bolsonaro e hicieron retroceder a la pobreza.

Sin embargo, la ayuda expiró a fines del año pasado. Un nuevo paquete de ayuda, a partir de este mes, proporcionará cuatro transferencias mensuales de un promedio de 250 reales a una población más reducida.

“Esta acción de donación de alimentos en el barrio es muy importante porque está dando la opción a estos residentes de poder comer durante al menos un mes”, dijo Gilson Rodrigues, presidente de la asociación G-10. “Vivimos en un Brasil de hambre”.