1 de mayo de 2018 14:33

Afganistán despide a sus periodistas muertos mientras busca cómo protegerlos

Varias personas trasladan el cuerpo sin vida del fotógrafo Shah Marai, de France-Presse (AFP), fallecido en un doble atentado en Kabul (Afganistán) el 30 de abril de 2018. EFE

Varias personas trasladan el cuerpo sin vida del fotógrafo Shah Marai, de France-Presse (AFP), fallecido en un doble atentado en Kabul (Afganistán) el 30 de abril de 2018. EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Afganistán despedía este martes 1 de mayo de 2018 a algunos de los nueve periodistas muertos el lunes en un doble atentado en Kabul, en el peor ataque contra la prensa en el país desde la caída del régimen talibán en 2001, mientras la policía de ese país se afanaba en coordinar un nuevo plan antiterrorista para evitar más matanzas de reporteros.

“El ataque de ayer muestra que los periodistas se han convertido en objetivo directo de los terroristas, por lo que trabajaremos en un plan para garantizar la seguridad de los periodistas”, declaró a Efe el portavoz de la Policía de Kabul, Hashmatullah Stanekzai.

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicó el doble atentado que acabó con la vida de 25 personas, entre ellas nueve periodistas, y dejó heridas a otras 49.

El EI ideó el doble atentado para que causara el mayor número de muertos entre los periodistas.

Un atacante en moto se inmoló primero, causando cuatro muertos, y cuando los periodistas llegaron al lugar de lo que parecía otro atentado más en la capital, un suicida con una cámara detonó los explosivos que portaba, desatando la masacre.

Entre los muertos estaba el reconocido fotógrafo Shah Marai, de la agencia de noticias francesa AFP; el periodista Khair Muhammad de la cadena de televisión afgana Tolo News, y el cámara Nawroz Rajabi y el reportero Ghazi Rasouli del canal 1TV.

Mashal TV confirmó también la muerte de sus trabajadores Salim Talash y Ali Salimi, y la emisora Azadi Radio los decesos de Ebadullah Hananzai, Muharam Durrnai y Sabawoon Kakar.

El funeral de Kakar, de 29 años, fue uno de los últimos en tener lugar hoy.
Cientos de familiares, amigos y compañeros de profesión despidieron a Kakar acompañando el ataúd desde la casa en Kabul en la que vivía con su mujer y su hijo hasta el cementerio de Quli-Abchakan, en las colinas a las afueras de la capital.

“Era amable, repleto de energía y entregado a su trabajo, siempre hablaba de su único hijo Binyamin. Kakar era tan amable con todos sus compañeros que estamos devastados por su pérdida”, explicó a Efe uno de los trabajadores de la emisora, Nusrat Parsa.

A la cifra de periodistas muertos en Kabul se sumó ayer también el asesinato en la provincia de Khost (este) de un reportero de la cadena británica BBC, Ahmad Shah, tiroteado por desconocidos.

Miles de personas entre familiares, amigos y representantes del Gobierno participaron esta mañana en el funeral de Shah, detalló a Efe el portavoz del gobernador provincial, Taliban Mangal.

“Era la voz de nuestra gente y mostraba las miserias de su gente al Gobierno central y al mundo, pero lo perdimos”, lamentó Mangal.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) calificó el doble atentado de ayer como el más mortífero en Afganistán desde la caída de los talibanes en diciembre de 2001, por encima del ocurrido en 2016, cuando un atentado suicida con un coche bomba causó la muerte de siete colaboradores de la cadena privada local Tolo.

Desde el atentado de 2016, RSF registró el asesinato de 34 periodistas y colaboradores de medios de comunicación en territorio afgano atribuidos al EI y a los talibanes, dos grupos que figuran en su lista de depredadores de la libertad de prensa.

Afganistán ocupa el puesto 118 de la lista mundial de la libertad de prensa de RSF, de un total de 180 países.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)