23 de enero de 2019 09:00

Valeria, víctima de intento de secuestro en Quito: 'Comenzaron a arrastrarme para subirme a un taxi'

La joven contó su lo que sucedió la noche en que regresó a casa y fue atacada por dos hombres. Foto: Cortesía

La joven contó su lo que sucedió la noche en que regresó a casa y fue atacada por dos hombres. Foto: Cortesía

valore
Descrición
Indignado 188
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 1
Diego Bravo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La estudiante de comunicación social de la Universidad Salesiana, Valeria (nombre protegido), de 34 años, vivió una pesadilla la noche del pasado martes 15 de enero del 2019 cuando fue víctima de un asalto violento en el norte de Quito.

Eran más de las 21:00. Estaba por ingresar a su casa cuando fue abordada en la calle por dos desconocidos, quienes trataron de subirla por la fuerza a un vehículo amarillo. Forcejeó con ellos, gritó. Este es su testimonio:

"Salí de clases tipo 20:15 y llegué una hora después al sector en donde se encuentra mi vivienda, no había gente en la calle. La Policía casi no circula por allí.

A 20 pasos de arribar a mi casa, observé un carro que se acercaba. Al llegar al portón de entrada, vi que el taxi se parqueó, nadie se bajó, y no le tomé importancia. Pensé que era un vecino que había llegado y le pagaba la carrera al chofer.

Mientras buscaba las llaves en mi cartera, me tomaron de la cintura y comenzaron a arrastrarme en la calle para subirme al taxi. Me asusté, grité muy fuerte y comencé a forcejear con ellos para soltarme. En esos momentos yo vestía una chompa bastante gruesa, logré abrir el cierre y me escapé de los brazos de uno de esos hombres.

Entonces, volví a gritar ¡auxilio! ¡auxilio! Corrí e ingresé en un terreno baldío junto a mi casa. Ellos me siguieron y uno de los hombres comenzó a amenazarme, dijo que si yo continuaba gritando me iba a matar. Me quedé callada.

Otro hombre dijo "quítale las cosas, vámonos". Solté mi cartera y ellos huyeron en carrera. Se llevaron mis libros de inglés, 15 dólares, mi celular, documentos.

Cuando se iban grité para pedir ayuda. Los moradores del barrio me escucharon, no alcanzaron a atraparlos. Uno me ayudó justo cuando los delincuentes se fueron en un carro amarillo. Solo recuerdo que la placa era PBJ y de color blanco con números negros.

Enseguida acudí a la Policía, pero allí me dijeron que debía darles todas las referencias del taxi como el modelo y número de placas. Es difícil ver eso, pues en esos momentos me iban a secuestrar. Yo corrí para salvar mi vida.

No me ayudaron, en la Policía me dijeron que debo pedir videos.

Estoy muy asustada, mi hermano me va a recoger todas las noches a la parada. Esa noche me arrastraron hasta la mitad de la calle, forcejeé con ellos, logré zafarme y corrí. Desconozco las causas por las que trataron de subirme al taxi".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (126)
No (12)