9 de September de 2009 00:00

2 modelos se aplican en Azuay

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En Azuay, el Municipio cuencano y la Prefectura manejan dos modalidades para repartir el presupuesto participativo. El Cabildo define la cantidad de dinero, para luego ir a las comunidades, mientras que el Consejo empieza el proceso en las juntas parroquiales.

En el Municipio, los presupuestos participativos se trabajan partiendo del monto destinado para las parroquiales. Según José Guzmán, ex director financiero del Cabildo, este presupuesto es aprobado por  el Concejo Cantonal.

En 2008, en la administración de Marcelo Cabrera, se destinaron alrededor de USD 3 millones para ese fin.

Una vez aprobado el presupuesto, se lo reparte en las parroquias de acuerdo con su extensión poblacional, número de habitantes, eficiencia administrativa y  necesidades básicas insatisfechas.

Con estos datos, la administración municipal hace el cálculo matemático y distribuye el monto para las 21 parroquias cuencanas. Pero antes de recibir el dinero,  las parroquias deben presentar los proyectos para que sean  revisados.

En la Prefectura, el proceso es diferente. Según el viceprefecto, David Acurio, las comunidades definen las obras prioritarias, luego de discutirlas en asambleas comunales.  

El Consejo aprueba o rechaza las propuestas y hasta exige replanteamientos. Para 2008, el presupuesto bordeó los USD 13 millones. Red. Cuenca
 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)