7 de enero de 2021 18:14

La presentación del modelo de gestión del Metro de Quito se dilató

Este 7 de enero del 2021, el Concejo Metropolitano de Quito se reunió en el Palacio de Cristal del Itchimbía. Foto: Twitter  Municipio de Quito

Este 7 de enero del 2021, el Concejo Metropolitano de Quito se reunió en el Palacio de Cristal del Itchimbía. Foto: Twitter Municipio de Quito

valore
Descrición
Indignado 68
Triste 0
Indiferente 60
Sorprendido 0
Contento 0
Evelyn Jácome

La primera sesión extraordinaria del Concejo Metropolitano de Quito se realizó de manera presencial, en el Palacio de Cristal del Itchimbía, la mañana y tarde de hoy, jueves 7 de enero del 2021. El único tema a tratar era el modelo de gestión que se propone para el Metro de Quito y las razones jurídicas y financieras que sustentan la propuesta.

Sin embargo, luego de casi tres horas y media, no se concretó. Los concejales decidieron solicitar al alcalde de Quito, Jorge Yunda, que se convoque a otra sesión extraordinaria el próximo martes 12 de enero para discutir el tema. Además, solicitaron que toda la documentación relacionada con este modelo debe ser entregada hasta el viernes 8 (mañana).

La sesión finalizó sin la presencia del Alcalde, quien durante la intervención del vicealcalde Santiago Guarderas abandonó la sala, y la segunda vicealcaldesa Gissela Chalá, ocupó su lugar. Esto generó malestar entre los concejales.

Para evitar el contagio de covid-19, asistieron únicamente 50 personas, cuando la capacidad del local es de 400. Todas las medidas de bioseguridad se cumplieron.

Edison Yánez, gerente general del Metro, hizo la presentación del modelo y del plan operacional. Detalló que está compuesto por 23 kilómetros de túneles, 15 estaciones, 13 subsistemas y 18 trenes que se encuentran ya en Quito. El último llegó en diciembre.

Explicó que para que el Metro pueda funcionar se requiere de varios componentes que deben interactuar: operación, mantenimiento, atención al cliente, gestión de la información, recaudo, comercialización, control y seguimiento de la operación.

“No es solo mover los trenes, es una orquesta electrónica donde todos los subsistemas deben estar organizados y sincronizados”, dijo.

Insistió en que el Metro requiere de un plan operacional integrado al resto de la ciudad y que no se lo puede hacer de forma aislada. Dijo que como el tema del diseño de la operación no estaba resuelto, se ha trabajado en eso durante este año y medio.

El secretario de Movilidad, Guillermo Abad, también intervino y explicó la importancia de que los sistemas sean integrados. Citó el ejemplo del tranvía de Cuenca y expresó que como no trabaja con integración este año la tarifa del tranvía será de USD 1, lo que probablemente bajará la demanda y no se podrán cubrir los costos operacionales. De allí la importancia de que el Metro se integre al sistema de transporte de la capital. Y para ello, se ha venido trabajando entre la Secretaría de Movilidad, la Empresa de Pasajeros y la Empresa Metro.

Aseguró también que la reestructuración de rutas y frecuencias es importante en esta dinámica ya que si no se reorganiza la superficie y si no se consigue integración “tendremos sistemas separados y cada uno de ellos condenados al fracaso. El proceso debe ser transparente y va a requerir el apoyo y la fiscalización de las autoridades”.

Mientras Yánez detallaba sobre la reestructuración de rutas y frecuencias, y sus ventajas, los concejales intervinieron. La edil Soledad Benítez, por ejemplo, indicó que ya se conocía la información, y que el pedido para esta sesión era una explicación sobre el modelo de gestión y la modalidad de contratación. Y pidió que se concrete el tema.

Yánez se enfocó en exponer los parámetros generales de operación. Dijo que para que un Metro opere hay dos principios básicos: tráfico y gente. La mayor ventaja de tener Metro es la disminución del tiempo de traslado. No obstante, no es recomendable que opere las 24 horas porque a la media noche, por ejemplo, un bus en superficie bien podría ir a la misma velocidad que en el túnel por lo que el tren no es una buena alternativa.

Contó que se han tenido reuniones con 10 empresas interesadas y que el modelo de gestión involucra circuitos e integración, con rutas definidas y se requiere generar la definición de una estructura orgánica, selección y capacitación de personal, pruebas y proceso de marcha blanca.

Señalo que al ser esta la primera vez que existe un Metro en el país es necesaria la colaboración de un operador internacional que tenga experiencia en manejo de trenes y garantice, con un concurso púbico, que el sistema se opere de manera adecuada.

“En la fase de operación se debe dar manteamiento a la estructura, al material rodante y además, debe pasar la experiencia y el conocimiento al personal de la ciudad, para que a partir del tercer o cuarto año, las responsabilidades cambien y el Metro de Quito pueda operar de forma autónoma”.

Mencionó también una necesidad adicional: fondos de preoperación y operación, ya que el Metro no cuenta con los fondos para esos procesos, y las tarifas generarán ingresos pero no cubren con el costo de operación.

Según la Municipalidad, existen consultorías técnicas desde 2017 (Steer Davies, Deloitte e Ikons) en las que se detalla que el camino más recomendado para la selección de la empresa operadora es una alianza estratégica.

Como parte de este proceso, a inicios del 2020, el Metro recibió expresiones de interés para la operación de 10 empresas internacionales, con quienes se ha realizado una visita técnica para conocer la obra. Contó que además han habido diálogos participativos constantes para socializar los avances destacados en el proceso de preparación a la contratación, los que se han realizado con el acompañamiento de la Banca Multilateral Internacional y organismos de control nacionales para mantener la transparencia en todo el proceso.

La edil Luz Elena Coloma consideró que luego de la explicación, lo que queda claro es que operar el Metro cuesta USD 48 millones al año, y que el aliado estratégico no asumiría el riesgo de la demanda (si hay o no pasajeros), sino que se le pagará por un servicio determinado. “Eso no es una alianza, porque no hay un aliado que este asumiendo un riesgo y complementando. Es más bien una delegación del servicio. Y en ese caso, le compete al Concejo no solo al Directorio del Metro. Hay un distinto entendimiento de la legalidad del proceso”. Y cuestionó: “¿cómo es posible que el Alcalde no presida el Directorio de la empresa que está a cargo de la obra más importante que se haya construido en nuestra ciudad?”. Esto debido a que delegó al Directorio al concejal Orlando Nuñez.

Los ediles coincidieron en que sea la modalidad de contratación de servicios o alianza estratégica debe haber un proceso transparente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (3)