29 de mayo de 2019 00:00

Mineros abandonan los yacimientos ilegales abiertos en Buenos Aires

Cientos de personas salieron de la zona minera, entre el lunes y martes últimos. Foto: Cortesía / Ministerio de Interior

Cientos de personas salieron de la zona minera, entre el lunes y martes últimos. Foto: Cortesía / Ministerio de Interior

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 24
Redacción Sierra Norte

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La protesta en Buenos Aires dio resultados. Luego de que el domingo, la gente de esta pequeña parroquia de Imbabura cerrara el paso a las minas e impidieran el ingreso de alimentos y combustible para las plantas de luz, cientos de personas salieron de los yacimientos y llegaron al centro del poblado.

Las escenas comenzaron el lunes y siguieron ayer 28 de mayo del 2019, ante la mirada de vecinos, de militares y de policías que llegaron a esta zona.

Los uniformados ordenaron caminar formados en fila a los mineros, para revisar que no porten armas, explosivos o cosas similares.

Un hombre, que viste ropa y botas de caucho enlodadas, relató que abandonan las minas, porque comienza a faltar provisiones.

Pero los buscadores de oro también dicen temer por la presencia de personas armadas en la zona y que ellos deben pagarles forzadamente entre USD 300 y 400 al mes.

Solo así puede seguir trabajando en los yacimientos.
Mientras eso ocurría en Buenos Aires, en Ibarra el gobernador de Imbabura, Galo Zamora, recibió a dos grupos que llegaron desde esa parroquia. A la reunión, que duró tres horas, también arribaron los jefes de la Fuerzas Armadas y Policía de Imbabura.

El primer grupo estuvo encabezado por Alexandra Benavides, presidenta de la Junta Parroquial. Ella solicitó la presencia de la fuerza pública, mientras continúe el ambiente de inseguridad.

De hecho, el domingo, la Junta declaró en ‘estado de alerta’ a la parroquia. En la asamblea popular que se desarrolló ese día, desde las 13:00 hasta las 24:00, se acordó que los centros de diversión nocturna del pueblo cierren sus puertas a las 19:00. La idea es evitar que exista incidentes en contra de los moradores.

La otra agrupación que llegó a la Gobernación estuvo conformado por mineros de diversas localidades del país, que están internados en Buenos Aires.

Mientras esperaban ser recibidos, permanecían en la calle. Eran aproximadamente 50 personas que gritaban consignas a favor de la actividad minera.

Fueron recibidos por las autoridades y solicitaron que se retire la cadena que impide el paso de alimentos, combustibles y herramientas.

Los pobladores de la cabecera parroquial temen que en algún momento ocurra un enfrentamiento entre los dos grupos en pugna.
Es por ello, que el gobernador Zamora aseguró que los uniformados permanecerán en el poblado el tiempo que sea necesario.

También comentó que iniciaron las investigaciones para verificar si existen personas armadas en el sector, pues se enteró del tema por denuncias que realizaron los habitantes.

Los campesinos y los comerciantes dicen que los armados les obligan a pagar por una seguridad que supuestamente les ofrecen.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)