Francia aprueba la prohibición de terapias de reorie…
Turista neerlandesa multada por hacer saludo nazi en…
Depósito marino causa derrame de 20 toneladas de pet…
El Papa pide paz en Ucrania: ‘Por favor, nunca…
Berlusconi, hospitalizado en Milán con una infección
Hungría donará a Ecuador 150 000 dosis de AstraZeneca
El relleno sanitario de El Inga será cerrado
Los contribuyentes ya sienten el incremento del impu…

Migrantes retornados se encadenaron en la Plaza Grande, en Quito

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el primer mandatario los escuche. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el primer mandatario los escuche. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el Jefe de Estado los escuche. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Un grupo de migrantes retornados que viven en las provincias de Tungurahua, Chimborazo y Guayas se encadenaron la mañana del miércoles 9 de agosto del 2017 en la Plaza Grande, frente al Palacio de Carondelet, en Quito. El acto se hizo con el fin de pedir una audiencia con el presidente Lenín Moreno.

“Queremos que escuche la situación en la que nos encontramos. Estamos sin trabajo, por la edad no nos dan oportunidades y no somos sujetos de crédito para montar un negocio”, explicó Kléver Díaz, quien vivió en Estados Unidos durante cuatro años.

Mercedes Zaruma regresó al Ecuador hace tres años, luego de haber vivido 20 años en España y asegura que están atravesando una crítica situación. “El expresidente Rafael Correa nos pintó un país de colores y regresamos con la esperanza de trabajar pero no hay oportunidades”.

Los manifestantes indicaron que se mantendrán en una huelga de hambre hasta conseguir que el Jefe de Estado los escuche.

Suplementos digitales