10 de September de 2009 00:00

La Metrovía aún no es ecológica

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Los operadores del servicio de la Metrovía toman sus propias previsiones. Esto se da mientras esperan una respuesta de Petrocomercial, ante el pedido de que se los provea de un diésel que genere una menor contaminación.

Con el fin de afectar menos al ambiente y de salvaguardar los motores de sus unidades, los consorcios Metro Bastión y Metroquil, y su proveedora de combustible, Primax, suscribirán un convenio los próximos días.

“El fin es limpiar y filtrar el diésel que se comercializa en Guayaquil”, comentó Emilio Aguayo, gerente de Metro Bastión, que opera en la ruta Bastión Popular-Centro. Él insistió en que, en primera instancia, el Estado es el que debe entregar un combustible más limpio y puro.

Según los encargados del servicio de transporte masivo en el Puerto Principal, desde el 8 noviembre de 2008 esperan respuestas a un pedido para que se los atienda. Ellos pidieron el diésel premium, el mismo que utiliza el Trolebús en Quito.

Ese día, Leopoldo Fálquez, gerente de la Fundación Metrovía, remitió un oficio a Fabián Rueda, entonces vicepresidente de Petrocomercial. Solicitó que se los provea mensualmente de 64 000 galones para el Consorcio Metroquil y de 106 000 galones para Metro Bastión.

Sustentó su pedido para conseguir que las unidades de la Metrovía reduzcan  el nivel de contaminación ambiental. En especial, el porcentaje de azufre, producido por la combustión del diésel común que produce Petrocomercial.
  
Algunos problemas, generados por este servicio de transporte, ya son visibles. Tanto en las paradas como en los bordillos que separan el carril de uso exclusivo hay cantidades de hollín acumuladas.

“Si en las paredes está impregnada esa marca negra, imagínese lo que estamos acumulando en nuestros pulmones con ese humo”, dijo Lourdes Carvajal, habitante del norte de la ciudad, frecuente usuaria del sistema.

El tema generó polémica en días pasados. Federico Von Buchwald, presidente de la Fundación Metrovía, dijo que las unidades del sistema “contaminarían menos si Petrocomercial entregara el diésel premium”.

“Desde que supimos que a Quito y a Cuenca le entregaban ese combustible de 500 ppm (partes por millón), hemos gestionado para que Petrocomercial nos dé ese mismo combustible que tiene menos concentración de azufre”, dijo Von Buchwald. Explicó que Guayaquil recibe diésel 2, de 7 000 ppm.

En un comunicado de prensa, Petrocomercial rechazó los reparos hechos por Von Buchwald a la calidad del combustible. “Petrocomercial, por ley,   únicamente comercializa combustibles que cumplan con todos los parámetros y especificaciones que la norma Inen vigente exige en el Ecuador”.

Carlos Rivera, vicepresidente de Petrocomercial, en comunicación dirigida al titular de la Fundación Metrovía, precisa que la entidad  produce dos tipos de diésel: el premium, con un máximo de 500 ppm y el diésel 2, con 7 000 ppm.

“El primero, por la capacidad de las  refinerías solo abastece a  dos ciudades de altura, por su alta incidencia de contaminación. El otro va al resto del país”.

En la dirección www.petrocomercial.com, la entidad indica que el diésel premium está destinado solo para el Distrito Metropolitano de Quito y para Cuenca, por requerimiento de los municipios, que han fijado ordenanza específicas.

Pero los transportistas guayaquileños, que invirtieron en los buses  articulados, insisten en que se les provea del diésel que se usa en Quito y en Cuenca.

“A este ritmo, los vehículos se van a deteriorar más rápido, porque   los motores están recibiendo un combustible con muchas impurezas”, explicó Emilio Aguayo, de Metro Bastión.

Además, representa  mayores costos de operación. La razón es que el mantenimiento (cambio de aceite, filtro...), que se debía hacer cada 16 000 km, se lo hace cada 8 000 km, por la calidad del combustible.

En tanto, los usuarios sufren las consecuencias. Álex Vera, quien espera en la parada del Correo para dirigirse a la terminal Río Daule, se cubre el rostro con un pañuelo. “Tengo problemas bronquiales y estos buses botan mucho humo”.

Proyectos en marcha

Petrocomercial trabaja en dos proyectos ambientales de combustibles alternativos: el biocombustible (gasolina + etanol) y el gas natural.

El asambleísta Juan Carlos Cassinelly está recabando información sobre  la existencia de diferencias en los tipos de diésel en el país.

En Perú utilizan diésel de 500 a 5 000 ppm. En ese país, por la contaminación ambiental hay 4 500 muertes por año.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)