9 de octubre de 2018 18:53

Mesas de emergencias por inundaciones, deslaves e incendios forestales están activas en Quito

Bomberos de cinco cantones trabajaron para apagar el fuego en el cerro Atacazo. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Bomberos de cinco cantones trabajaron para apagar el fuego en el cerro Atacazo. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Ana María Carvajal

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las próximas 48 horas el cielo en Quito seguirá nublado y se prevé que haya lluvias entre ligeras y moderadas en las tardes, noches y madrugadas, según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi).

Estas condiciones se mantienen desde las fuertes lluvias que se registraron durante el feriado y que provocaron los ocho primeros eventos a causa del clima. Según Juan Zapata, secretario de Seguridad del Municipio, los primeros aguaceros causaron la caída de un árbol, cuatro deslizamientos y tres inundaciones.

El funcionario señala que en la ciudad existen nueve mesas de respuesta frente a las amenazas de desastres que enfrenta Quito. Usualmente, se puede cerrar el Plan Fuego (que se aplica para disminuir la cantidad de incendios forestales y combatirlos con mayor rapidez) para continuar con el Plan Lluvia (para prevención, mitigación y respuesta de la época lluviosa).

Pero los cambios en el comportamiento climático en la ciudad causaron que en los últimos días se abrieran al mismo tiempo la mesa de incendios forestales y las mesas 2 y 3, correspondientes a los efectos de las lluvias. Estas son las relacionadas con inundaciones y movimientos en masa, es decir, deslaves.

Zapata explica que mientras ya fue necesario responder ante ocho eventos relacionados con las lluvias en Calderón, La Magdalena y Carcelén también se debió combatir conatos de incendio forestal en La Chorrera.

En las mesas activadas el fin de semana trabajan 35 instituciones municipales y estatales y se destina 2 564 funcionarios y 1 400 elementos logísticos para atender eventos por la lluvia. Se ha determinado que hay 53 barrios en riesgo de inundaciones y 92 a deslaves.

Zapata indica que también se activaron 22 pluviómetros, una estación meteorológica móvil y otra en el parque Bicentenario, con el fin de monitorear las lluvias en la ciudad. El nivel normal de lluvia es de 12 milímetros por metro cuadrado, pero cuando se superan esos límites, se moviliza personal para atender las emergencias. El funcionario explica que hay días en los que se puede duplicar y hasta triplicar la cantidad usual.

Actualmente están activadas las ocho casas de acogida municipales. Seis de ellas estaban enfrentando la emergencia por la migración masiva de ciudadanos venezolanos. Pero hasta este martes 9 de octubre del 2018 estaban 50 venezolanos, cuando al inicio se sobrepasó los 100.
Por lo tanto, según el Municipio, existe espacio disponible para refugiar a personas que podrían ser afectadas por los daños que suelen causar las lluvias en la urbe.

Como medidas de prevención durante el verano se limpiaron las cunetas de coronación, quebradas, sumideros y se cortó la maleza. Ahora, la maquinaria está disponible para ser trasladada a los lugares donde puedan presentarse emergencias. Además, existe un fondo de emergencias de 2 millones de dólares.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)