22 de junio de 2020 10:08

Mercado de San Roque, ubicado en el centro de Quito, no atendió al público este 22 de junio como estaba previsto

En controles que se realizaron el el mercado de San Roque se detectó la presencia de personas contagiadas con covid-19. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

En controles que se realizaron en el mercado de San Roque se detectó la presencia de personas contagiadas con covid-19. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Diego Bravo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Decenas de comerciantes, usuarios, cargadores y estibadores se aglomeraron en las afueras del mercado de San Roque, en el Centro Histórico de Quito, desde las 05:00 de este lunes 22 de junio del 2020. Esperaban que se abran las puertas de ese centro de abastos, el cual estuvo cerrado por la emergencia sanitaria del covid-19.

Las personas que acudieron no sabían que la Agencia de Coordinación Distrital del Comercio (ACDC) pospuso la reapertura por una recomendación realizada por la Secretaría de Salud del Municipio de la capital.

El pedido se argumenta en que “existe un 41% de comerciantes que podrían transmitir el virus que causa el covid-19, a pesar de haber desarrollado respuesta inmunitaria secundaria a la infección”, señala un comunicado de la Agencia de Coordinación de Comercio. Además, dice que parte del proceso para reabrir los mercados y ferias consiste en que cada uno de los comerciantes debe certificar el resultado negativo de covid-19.

En el procedimiento se detectó la presencia de personas contagiadas, por lo que se aplazó la reapertura del mercado que estaba planificada para este lunes 22 de junio. Esta semana se coordinará con la Secretaría de Salud la toma de pruebas PCR a cada uno de los comerciantes y trabajadores del mercado. “En estos momentos lo importante es la seguridad y la salud de la ciudadanía, por tal motivo es fundamental la disciplina y aplicar los protocolos de bioseguridad”, finaliza el comunicado.

En tanto, los trabajadores esperan retomar sus labores. El estibador Ernesto Chiguano pidió al Municipio que les ayude con la reapertura. “Llevamos cuatro meses sin laborar, nuestros hijos lo necesitan, por favor ayúdennos”.

Para el cliente José Páez ya es hora de que el centro de abastos funcione nuevamente luego de haber sido sometido a un proceso de intervención. “Necesitamos la comida para la casa”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)