Ecuador ha autorizado el ingreso de cinco firmas que…
Cadena de mensajes en Bolivia afirma que la vacuna c…
Brasil supera las 500 000 muertes por covid-19
Las camineras y otros espacios del malecón de la pla…
Vacunación anticovid-19 se realizó sin contratiempos…
Poca demanda para la emisión de pasaportes en Quito …
Los operadores turísticos se preparan para iniciar l…
Concurso ¿Cómo cuido el Centro Histórico? de Quito y…

Memorias de Karel Vohnout

Nacido en 1895 en Breno, ciudad que era parte del imperio austro-húngaro y que más tarde pasó a ser parte de la nueva República de Chcoslovaquia, Karel se había dedicado al violín, prácticamente de manera profesional hasta que fue sorprendido por la Primera Guerra Mundial en 1914; de esta etapa quedaron por cierto recuerdos duros pero también algunos muy humanos, e incluso felices, que se describen con gran acierto en su libro. “La situación de privilegio que tuve en 1918, al haber sido puesto en la reserva por orden del emperador Carlos, me permitió terminar mis estudios universitarios. A principios de 1919 me gradué de doctor en Jurisprudencia”.

 Datos importantes

Nació en Breno en 1895 y murió en Quito en 1974. El título de su libro se refiere a esas tres etapas de grandes contrastes en su vida. 

Su espíritu   de aventura lo llevó a realizar muchos viajes por todo el Ecuador  descritos con gran precisión.

 El libro lo encuentra en  Mr. Books,
Librería Española y Librimundi.Muy inquieto y emprendedor, Karel decidió viajar por Europa y luego se trasladó a Nueva York y posteriormente a Panamá. En su libro narra cómo, gracias  a un buque y a un pasaje barato, terminó en un lugar que ni siquiera lo había soñado: Ecuador. Y acá se quedó para siempre y  encontró a su esposa, una bella quiteña, Aída Miranda, proveniente de una distinguida familia.

Sin embargo, no todo fue un jardín de rosas, uno de sus socios en su fábrica de cigarrillos se separó por problemas económicos y el negocio se deterioró.

Casi al final de sus días decidió narrar su vida, lo que permitió la existencia de este libro póstumo, gracias a las grabaciones rescatadas por su hijo Iván.