17 de septiembre de 2018 00:00

¿Cuántas horas al año pasan los quiteños atascados en el tráfico?

La lluvia y la neblina que cayó el viernes 14 generó congestión vehicular en la avenida Oriental, sector La Vicentina. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

La lluvia y la neblina que cayó el viernes 14 generó congestión vehicular en la avenida Oriental, sector La Vicentina. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 61
Triste 1
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 15
Diego Bravo y Ana María Carvajal. 
Redactores (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Largas filas de carros que se movilizan en las principales avenidas y calles de la ciudad. Minutos que parecen interminables al trasladarse desde el norte hasta el sur. Accidentes que obstruyen las vías y generan malestar entre la gente.

Esas son las incomodidades que miles de quiteños viven a diario cuando se movilizan en las horas pico. Un estudio de la consultora de transporte Inrix, denominado Global Traffic Scorecard , del 2016, señala que en la capital los conductores pierden 28 horas al año atascados en el tráfico.

Ante ese panorama, desde el 3 mayo del 2010, en Quito funciona el sistema denominado pico y placa, en el que cada vehículo tiene restricción de circular solamente un día a la semana, durante 6 horas (desde las 07:00 hasta las 09:30 y de 16:00 a 19:30). Los días varían de acuerdo con el último dígito de las placas.

Conductores, expertos en movilidad y activistas de organizaciones que apoyan a familiares de víctimas en accidentes opinan que, ocho años después, el pico y placa ya no es una medida efectiva para mejorar la movilidad.

María del Carmen de la Torre preside la fundación Corazones en el Cielo. Asegura que el pico y placa fue efectivo en los primeros meses de su aplicación, pero luego hubo gente que adquirió otros carros para salir de la casa. A esto se suma que el parque automotor se incrementó y eso complicó aún más el desplazamiento.

Datos de la Agencia Metropolitana de Tránsito (AMT) señalan que mientras en el 2014 se matricularon 376 253 vehículos, en el 2017 fueron
435 629. En este 2018 la AMT ya registra 305 978 unidades.


El incremento en la venta de autos nuevos también es un indicador. Cifras de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade) señalan que en el 2016 se comercializaron 24 566 vehículos en Pichincha mientras que en 2017 el monto subió a 41 027.

En Quito, la congestión se genera a pesar de la medida de pico y placa, asegura el estudio La restricción vehicular y el tiempo de desplazamiento de las parroquias en Quito: relación entre territorio y transporte, elaborado en el 2017, por profesores de la Universidad Tecnológica Equinoccial. Diego Mafla Sánchez, urbanista y autor del estudio, señala que la intención del pico y placa fue buena porque se restringe el uso del vehículo particular, que ocupa más espacio que un bus y transporta a menos pasajeros, pero no se consideró una alternativa en la mejora del sistema de transporte público: Trole, Metro, Ecovía, buses, furgonetas, taxis, bicicletas eléctricas. “Sin esa alternativa la gente usa un transporte precario o compra otro auto”.

El aumento del parque automotor solo ha causado problemas, según el experto en movilidad. “El transporte público demora más en los viajes porque, si hay más vehículos, hay menor espacio para circular”.

Otro de los factores a tomar en cuenta es la velocidad de traslado. Según el estudio, en 2013 la velocidad de los vehículos estaba entre los 45 y 50 km/h. Hoy es de 20 km/h, lo que significa que el tiempo de traslado de las personas aumentó considerablemente.

Guillermo Altamirano, director de fiscalización de tránsito de la AMT, dice que hay un alza promedio de 10 000 autos nuevos matriculados cada año en la capital. Sin embargo, a su criterio, el pico y placa no es la única alternativa para mejorar la circulación ya que el Municipio busca que los usuarios opten por el transporte público para movilizarse.

Asimismo, destaca que la zona azul ayuda a que exista un sistema tarifario rotativo. “Eso logra una movilidad dinámica y no se congestionen las horas pico”. Cita que el 30% de la población en la capital tiene vehículo particular. El 70% se desplaza en transporte público. Sobre esa base se construyó la normativa y lo que se pretende es que la gente disminuya el uso de sus automotores particulares porque hay una subutilización del espacio urbano.

Para el funcionario, el pico y placa ha servido porque existe un cumplimiento de la normativa. Es decir, si un conductor ingresa a Quito en un horario restringido tendrá una sanción. “Así ha sido sostenible” y no se registran los índices de tráfico de otras ciudades como Santiago de Chile.

Pero los conductores aseguran que el sistema se queda corto ante el aumento de autos. Segundo Díaz maneja su taxi desde hace 25 años. A su criterio, el pico y placa debería ser aplicado todo el día, no solo a determinadas horas. “Desde el 2010 en adelante, el tráfico empeoró. Antes me demoraba 20 minutos en llegar a La Marín. Ahora es media hora o más”.

¿La solución? Mafla sostiene que una alternativa es la planificación zonal. “El plan de la República del Salvador no puede ser el mismo que Quitumbe o Calderón, por ejemplo. En movilidad se debe considerar transporte y territorio y crear incentivos”.

La medida de pico y placa tiene menos efectividad
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (29)
No (7)