30 de enero de 2018 16:35

Médicos extraen un complejo tumor cerebral de un niño, en cirugía de 26 horas

El doctor Antonio Matamoros Sotomayor, jefe del servicio de Otorrino del hospital Luis Vernaza, lideró la intervención quirúrgica de Tito Vásquez. Foto:  EL COMERCIO

El doctor Antonio Matamoros Sotomayor, jefe del servicio de Otorrino del hospital Luis Vernaza, lideró la intervención quirúrgica de Tito Vásquez. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 13
Redacción Guayaquil

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Cuatro días antes de su cumpleaños, Tito Vásquez Macías fue ingresado al hospital Luis Vernaza de la Junta de Beneficencia de Guayaquil. El pequeño de 12 años tenía un tumor en la base del cráneo y el proceso de extracción tomó 26 horas.

Este martes 30 de enero del 2018 Tito recibió el alta. El niño ingresó al quirófano el 22 de enero a las 07:00 y salió el 23 de enero al mediodía. En su habitación, rodeada por globos y peluches, los médicos dieron detalles sobre este procedimiento de alta complejidad.

Los angiofibromas nasofaringeos son muy extraños y apenas se registran en el 0,05% de niños. Los padres de Tito recordaron que hace tres meses aparecieron los primeros síntomas: tenía dificultad para respirar, visión borrosa en su ojo izquierdo y un edema en el rostro.

Marjorie Macías, madre del menor, contó que acudieron a muchos especialistas pero ninguno se arriesgaba a realizar la operación. “Tengo mi corazón lleno de gratitud y la fe nunca la perdí, mi hijo me la enseñó”, expresó poco antes de que la familia regresara a casa.

El doctor Antonio Matamoros Sotomayor, jefe del servicio de Otorrino del Luis Vernaza, lideró la intervención quirúrgica. El equipo estuvo conformado por neurocirujanos, oftalmólogos, anestesiólogos, especialistas maxilofaciales, intensivistas, entre otros especialistas.

“El riesgo es muy alto pero lo más importante es preservar la vida y todas las estructuras fisiológicas, conservar la visión, la movilidad de los músculos, cerebralmente que quede con sus funciones intactas” explicó Matamoros.

La cirugía fue de alto riesgo por la ubicación. El tumor nació en la base del cráneo y se prolongó hacia las fosas nasales y el nervio óptico. Hace años estos casos se consideraban intratables, pero el avance de la tecnología ha hecho posible que estos tumores sean operables.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (0)