Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 14 de junio del 2021
Hotel Quito, el ícono de la modernidad de la ciudad
Venezolanos tienen alta expectativa para la regularización
La Fiscalía acumula más elementos en el caso Las Torres
La demanda de vestidos de grado se recupera frente al 2020
14 años de debate, para focalizar subsidios; Gobiern…
La vacuna es una forma de protegerse, pero no libra …
Transportistas de seis ciudades piden subir el pasaje urbano

Utilizar la mascarilla y evitar las aglomeraciones, la consigna para las elecciones de este 11 de abril

En el Hospital Quito Sur, del Seguro Social, hubo un aumento de infectados. Sus directivos informaron que laboran a un 150% de su capacidad. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

En el Hospital Quito Sur, del Seguro Social, hubo un aumento de infectados. Sus directivos informaron que laboran a un 150% de su capacidad. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

En el Hospital Quito Sur, del Seguro Social, hubo un aumento de infectados. Sus directivos informaron que laboran a un 150% de su capacidad. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

La curva de contagios en Ecuador creció significativamente. Del 7 de febrero al 7 de este mes hay un 31% más de casos de covid-19, pero varias ciudades superan este porcentaje.

En estos dos meses se han reportado 82 489 nuevos infectados, lo que significa 1 375, en promedio al día y picos superiores a los 2 500, en marzo.
Las aglomeraciones, las fiestas, los viajes por los feriados y la primera vuelta electoral que se efectuó el 7 de febrero incidieron en este escenario.

Lo explican Raúl Delgado, ingeniero y experto en modelaciones de la pandemia, y Alberto Narváez, epidemiólogo.

El primero destaca que principalmente las reuniones familiares o de amigos dentro o fuera del hogar aumentan la velocidad de contagio.


“A mayor cantidad de personas susceptibles al virus hay más velocidad de transmisión y, por ende, más infectados”.

En el país -explica- la velocidad de transmisión es de 46 por cada 10 000 habitantes.

De las 20 ciudades con más contagios, las que registran mayor crecimiento en estos dos últimos meses son Esmeraldas y Portoviejo, con un aumento del 43% cada una.

En el caso de Santo Domingo, Riobamba, Loja, Manta, Babahoyo, Machala, Durán, Guayaquil y Quito, los contagios han subido, entre el 31% y 39%% (ver cuadro).

A esto se suma -indica Narváez- el aumento de la ocupación de camas, principalmente, en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales; en ellas se acoge pacientes con síntomas graves.

Hasta el primer día del mes, el 98% de UCI estaba ocupado. El 76% de sitios en hospitalización lucía igual, según el Ministerio de Salud Pública.

En hospitales como el Eugenio Espejo y el Andrade Marín, del IESS, el número de pacientes en lista de espera para una cama superó los 10. Y hasta la semana anterior solo en el Quito Sur, del IESS, llegó a 137.

Con este antecedente, el Ejecutivo decidió decretar estado de emergencia en ocho provincias por 30 días. Pero la Corte Constitucional rechazó parcialmente la medida y ordenó que rija hasta el viernes.

Es decir, dos días antes de la segunda vuelta electoral que se desarrolla hoy. El padrón será similar al anterior: 12,7 millones de votantes, que deberán acudir a 4 276 recintos, distribuidos a escala nacional.

Luis Mariano Turcios, de 33 años, no irá a las votaciones. Él está hospitalizado en la habitación 307 de una clínica privada producto de las complicaciones por el SARS-CoV-2, causante de covid-19.

El 18 de febrero -11 días después de los comicios- este ingeniero en finanzas recibió la confirmación de que estaba infectado con el virus. Los síntomas fueron intensos. La fiebre llegó a 39°C y tuvo diarrea. Así pasaron tres días, hasta el 21 de febrero. En esa fecha ingresó al hospital, al norte de Quito.

“En pocos días, el virus fulminó mis pulmones. La saturación bajó al 50%, por lo que me intubaron e indujeron al coma. Me tenían boca abajo -posición para mejorar la respiración de los infectados-”, relata.

Así permaneció tres semanas, ya que su condición no era buena. Unos días -cuenta- mejoraba y podía respirar. Otros su diagnóstico era reservado.

Aunque es difícil determinar dónde fue el contagio, este joven profesional cree que pudo haberse infectado el día de las votaciones. Su recinto electoral fue el Colegio Benalcázar, en el norte de la urbe.

En ese punto -relata- hubo una gran cantidad de ciudadanos. Esperó en la fila por más de dos horas y media. “Las personas no respetaban el distanciamiento y hubo aglomeraciones. Pude contagiarme allí, porque no acostumbraba salir; incluso en el feriado (de Carnaval, antes de las elecciones) me quedé en casa”.

Para David Larreátegui, infectólogo, lo ideal es acudir a los centros de votación con doble mascarilla; en lo posible una debe ser N95 o KN95.
El sufragio debe ser rápido, por lo que debe pensar en el voto con anticipación. “Si se hace eso, el riesgo de contagiarse es bajísimo”.

Narváez coincide en que la ciudadanía debe reforzar las medidas de bioseguridad al acudir a los recintos electorales. Si se encuentra con algún familiar o conocido -dice- no se quede conversando.

“Las autoridades también deben tomar medidas posteriores a las elecciones: reforzar la vigilancia y aumentar el número de test de diagnóstico”.

No hay que olvidar que las 10 parroquias con mayor cantidad de electores corresponde a Quito, Guayaquil y Durán, por lo que su desafío hoy será evitar las aglomeraciones.

MÁS SOBRE LA EMERGENCIA SANITARIA

Noticias

Medidas de protección

Mapa de infectados

Glosario