8 de abril de 2021 18:19

Martha Moncayo: La CNT lo que hace es agendar citas con las bases de datos del Conadis, Plan Vacunarse, IESS y MIES

El proceso de vacunación a los adultos mayores este jueves 8 de abril del 2021. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Un adulto mayor recibe una dosis contra covid-19 el jueves 8 de abril del 2021 en el colegio Central Técnico de Quito, dentro del proceso de vacunación en Ecuador. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Mariela Rosero

La mañana del jueves 8 de abril del 2021, cientos de adultos mayores y sus acompañantes llegaron a los colegios Dillon y Central Técnico. Les administraron vacunas de Pfizer. Ellos habían sido convocados, a través de mensajes de texto (SMS) enviados a sus celulares por la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), para ser inmunizados el 7 de abril en Quito. Pero ese miércoles se registraron largas filas en ambos planteles educativos y en el Hospital de Calderón, de Quito. Las vacunas no llegaron a tiempo y adultos mayores permanecieron horas a la intemperie, en medio de la pandemia del covid-19.

El malestar hizo que la noche de ese 7 de abril, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, solicitara la renuncia del ministro de Salud, Mauro Falconí, que llevaba 19 días en el cargo, 14 de ellos en aislamiento por contagio de coronavirus. En entrevista con EL COMERCIO, Falconí aseguró que no se respetó su visión de técnico, que buscó evitar dejar sin las segundas dosis de Pfizer a personas en provincias como Manabí. Por lo que habiendo disponibilidad de dosis de AstraZeneca, dio la orden de que se las usara esas en Quito. Cuestionó el rol de la CNT en el proceso de vacunación.

Especialistas consultados por este Diario recordaron que las tres vacunas que han llegado a Ecuador (Pfizer, AstraZeneca y Sinovac) tienen aprobaciones de uso emergente y eficacia para inmunizar contra covid-19.

Martha Moncayo, gerenta de la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), habló con EL COMERCIO este jueves 8 de abril del 2021. Aquí su punto de vista:

¿Cuál es el papel de CNT en el proceso de vacunación?

La CNT lo que hace es agendar (citas) a personas de la tercera edad y con discapacidad, mayor de 65 años. Desde la próxima semana empezaremos a hacer la planificación para agendar (citas de vacunación) a 92 mil personas con discapacidad, de 16 años en adelante. Desde el 16 de marzo hemos registrado agendamientos a 87 914 personas en 19 provincias.

¿Con qué bases de datos cuentan para realizar las citas?

Cuatro bases principales, la del Conadis (Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades), Plan Vacunarse.ec ya que allí se han inscrito voluntariamente, IESS y MIES. Quisiera dejar en claro cómo funciona el sistema, me parece que el anterior ministro dice que controlo las bases de datos de manera maliciosa y fea para librarse de responsabilidad. Nosotros tenemos las bases de datos, es un repositorio y lo que se hace es decir, por ejemplo necesito grupos de personas con discapacidad, mayores de 65, mayores de 80 pero sin discapacidad, que vivan en estas parroquias de este sector y que tengan un buen número de contacto. Por ejemplo, para el Colegio Central Técnico se le pide 960 personas. Nadie puede definir quiénes son, son las bases.

¿Por qué se produce el incidente con el exministro de Salud?

Puede que al Ministerio le haya molestado pero es la forma transparente, equitativa y correcta de hacer este proceso. En el sistema (las bases de datos) hay variables, nosotros estamos en el Central Técnico y el sistema nos va diciendo en cuáles parroquias, se siguen quedando personas mayores de 90 años; hay urbes con mayor concentración de personas. Nos ha ocurrido que reclaman porque una persona de 96 años vive en la parroquia Benalcázar y pese a haberse inscrito no ha sido convocada aún, entonces verificamos que ya no existe esa parroquia, ahora se llama Iñaquito, que reúna a la Benalcázar y González Suárez.

En el SMS que les llega a los ciudadanos, convocándolos a la vacunación, no se especifica qué marca de vacuna se les aplicará. ¿Por qué el incidente con el exministro de Salud, que pedía usar en Quito las dosis de AstraZeneca?

En nuestros oficios se indica que teníamos que vacunar con Pfizer. Por redes sociales nos enteramos que en la Espe un día antes (martes) estaban poniendo AstraZeneca. Así que enviamos un oficio pidiendo definición sobre vacunas. En todos los oficios del 22 de marzo al 8 de abril, según la planificación se debía usar Pfizer. A las 02:23 del 7 de abril me cambian. Y pedimos que aclaren. A nosotros las personas nos llaman (al 171) y nos preguntan qué vacuna recibirán y respondemos Pfizer. La próxima semana diremos Sinovac. El Ministerio debió ser transparente, había falta de claridad sobre en dónde estaban las vacunas. Las declaraciones del exninistro además de muy mal intencionadas son falsas.

¿Es decir el exministro ya había definido que en la capital se usarían las Pfizer y a última hora cambió de idea?

El Ministro por su tema de covid-19 no acudía a todas las reuniones, mandaba a su asesor, pero la información llegaba, tuvimos una serie de inconvenientes, se definían y no avisaban a (coordinadores) zonales, pero son temas internos de la calidad y la logística que el Ministerio tenía. Desde el miércoles anterior sabía que este miércoles (7 de abril) se atendería a 5 000 (personas) en Quito con Pfizer.

¿Se dejó sin segundas dosis de vacunas a personas de Manabí, por ejemplo?
Eso de que se priorizó a una provincia sobre otra ya parece campaña correísta; si me preguntas a mí en qué provincia hemos hecho mayor cantidad de puntos (de vacunación), es Manabí.

El exministro Falconí asegura que quería preservar las segundas dosis, tomando en cuenta de que no hay seguridad de que las farmacéuticas envíen las vacunas en las fechas previstas.

Es otra imprecisión y lamento que alguien que fungió como ministro de Estado se permita algo así, la llegada (de vacunas) si bien pueden atrasarse uno o dos días o adelantarse como pasó con Pfizer el lunes pasado, están programadas. Hasta la semana anterior, el ministro y sus asesores dijeron que encontraron donde estaban todas (las dosis), que había remanente de 43 000 (por ejemplo).

¿Les preocupa que la ciudadanía al conocer de este inconveniente no acceda a recibir dosis de AstraZeneca o de Sinovac?

La vacunación es voluntaria y la transparencia es obligatoria. No tuvieron la capacidad de organizarse internamente, él mismo (Falconí) dice que Arcsa define (que la población que puede recibir la vacuna debe tener) entre 18 y 65 años y se da la vuelta pero si son más de 65 no cambie la dosis. Quizá algún día AstraZeneca tenga otro reporte, él emite ese documento, participa de las reuniones, ratifica las cosas. En su momento por la serie de fallas presentadas en coordinación interna se asumió que lamentablemente ocurrió porque dio positivo (para covid-19) e informó que estaba mal, debían sedarle y por eso no asistía a veces, pero mandaba a su delegado principal que debía informarle de todo lo que sucedía. Nosotros no estamos calificando la calidad de la vacuna, el problema de ayer fue una falla logística enorme, en un procedimiento inmenso, en donde cada vacuna es un bien público y si decimos que a uno se le vacuna con Pfizer se resta una, sirve para la trazabilidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (4)