23 de marzo de 2018 00:00

María Sol Larrea aceptó que se enriqueció ilegalmente

El 15 de febrero, María Sol Larrea acudió a una de las diligencias judiciales, a las que fue convocada. Foto: Archivo EL COMERCIO

El 15 de febrero, María Sol Larrea acudió a una de las diligencias judiciales, a las que fue convocada. Foto: Archivo EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 355
Triste 6
Indiferente 7
Sorprendido 3
Contento 55
Fernando Medina

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Era noviembre del 2008. María Sol Larrea asumía la Dirección del Carlos Andrade Marín, uno de los hospitales más grandes que tiene el IESS en el país. El primer día en ese puesto, médicos, enfermeras y personal administrativo le dieron la bienvenida. Hubo abrazos y deseos de éxitos en el cargo.

10 años después, Larrea está en la cárcel de Latacunga. Usa uniforme naranja y tiene horarios específicos para hacer deporte, leer, comer y recibir a los abogados o a familiares.

Sobre ella pesan dos condenas. Pero basada en el Código Penal buscó un acuerdo con la justicia, reconoció dos delitos y logró que la sentencia por enriquecimiento ilícito bajara del máximo de 10 años a cuatro y medio. En tráfico de influencias logró que la pena máxima de cinco años bajara a uno.

Hoy, la Fiscalía tiene abierto un nuevo expediente, también por tráfico de influencias.

El caso de enriquecimiento ilegal se derivó de un informe de Contraloría que fue emitido en mayo del 2017. En el documento se indica que desde su gestión en el Andrade Marín, Larrea aumentó su patrimonio “considerablemente”.

Por eso se analizaron todos sus bienes, incluida una casa adquirida en 1999. Igual ocurrió con los movimientos bancarios de la exfuncionaria entre el 2010, cuando todavía estaba al frente del hospital del IESS, y el 2015. En ese tiempo también fue coordinadora nacional del IESS y del Ministerio de Industrias. Además, fue asesora en esta última entidad.

Los bienes van al Estado

Según la Fiscalía, Larrea aprovechó sus puestos para obtener ingresos ilícitos y enriquecerse. Su esposo Marcelo Espín también registró un incremento ilegal en sus ingresos. Ahora, él paga una condena tres años por enriquecimiento privado no justificado.

En el expediente fiscal se incluyó un informe de la Unidad de Análisis Financiero (UAFE), entidad que rastreó los movimientos de la pareja y conoció que Espín y Larrea eran accionistas de 16 empresas.

La mayoría tenía como cliente al IESS. Esas compañías también aumentaron su capital. Por ejemplo, un centro de diálisis, que tenía la pareja, pasó de tener un capital de USD 98 000 a USD 250 000, entre el 2010 y el 2015.

La Contraloría, por su parte, señaló que Larrea no pudo justificar los fondos que utilizó para comprar dos bienes, pese a que presentó cheques a nombre de Espín y del centro de diálisis que encabezaban.

Se trata de un departamento en Quito y una oficina en Guayaquil.

El inmueble de la capital está ubicado en el Quito Tenis.
De hecho, en agosto, ese departamento fue allanado luego de que la exfuncionaria y su esposo fueron detenidos en el aeropuerto Mariscal Sucre cuando intentaban salir del país.

Tras conocer la sentencia por enriquecimiento ilícito, los jueces determinaron que el departamento y la oficina pasen a propiedad del Estado.

Además, tras salir de la cárcel, Larrea debe pagar una indemnización de USD 3,6 millones, que se repartirán entre el IESS, el Ministerio de Industrias y el Tesoro Nacional.

En el informe de la Contraloría también aparecen cuatro vehículos, así como obras de arte y joyas por USD 15 000 a nombre de Larrea y su esposo. La entidad encontró irregularidades solo en la compra del departamento y la oficina.

Movimientos financieros

Mientras se investigaba el enriquecimiento ilícito, los auditores también detectaron depósitos y transferencias bancarias que Larrea y su esposo tenían en seis cuentas, a través de las cuales movieron más de USD 2 millones. Dos de esas cuentas están a nombre de sus hijos menores.

Según los investigadores, Larrea tampoco presentó los estados bancarios en EE.UU. El reporte advierte que en julio del 2011, la exfuncionaria y su esposo invirtieron en el banco Wells Fargo USD 60 000.

La Fiscalía señala que los rubros no concuerdan con los ingresos de la exfuncionaria. Mientras estuvo en el IESS (2008-2012) percibió salarios por USD 26 195. En el Ministerio de Industrias (2013, 2014 y 2015) ganó USD 93 997.

En el expediente judicial aparece el extracto de una versión entregada por Larrea. Allí dice: “el informe de Contraloría tiene falta de documentación legal y los bienes han sido adquiridos fruto de mi trabajo y el de mi esposo”.

Finalmente, aceptó que sí se enriqueció ilegalmente.

Cronología

3 de agosto 2017


La Policía detuvo en horas de la noche a María Sol Larrea y a su esposo Marcelo Espín, mientras intentaban salir a los EE.UU.

10 de enero 2018

La jueza Paola Logroño acogió el pedido de la Fiscalía y dictó una sentencia de 3 años para Marcelo Espín por enriquecimiento privado no justificado.

23 de enero 2018

Larrea admitió ante las autoridades judiciales haber cometido tráfico de influencias en el Seguro Social.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (173)
No (25)