13 de September de 2009 00:00

Las marchas contra la Ley de Aguas continuarán el 8 de octubre

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Ibarra
 
El movimiento mide fuerzas con el Gobierno nacional. Ayer, durante la asamblea convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie),  alrededor de 7 000 indígenas se pronunciaron a favor de las movilizaciones a partir del 8 de octubre, las cuales podrían desembocar en el primer levantamiento indígena.

El objetivo de las asambleas y de  las movilizaciones es presionar a la Asamblea para que apruebe  las reformas propuestas por el movimiento indígena a la denominada Ley de Aguas. Los dirigentes piden que se respete la autonomía de las Juntas de Aguas, se apruebe una tarifa económica para las zonas rurales, se apoyen proyectos de reforestación...

Marlon Santi, presidente de  la Conaie, pronunció un discurso de total oposición al Gobierno. “El movimiento se ha cansado de los decretos que van contra los derechos indígenas. En las actuales circunstancias, el Gobierno ha implantado procesos de discriminación racial y la Asamblea pretende aceptar procesos de genocidio en el siglo XXI”, dijo Santi.

Este discurso fue pronunciado frente a unos 7 000 dirigentes y comuneros que arribaron desde decenas de poblaciones de Imbabura y Pichincha. La concentración se realizó en El Cajas, alrededor de las 08:00,  y desde allí se movilizaron escoltados por 45 policías, cinco oficiales y patrulleros hacia el estadio de la comuna Mariscal Sucre.

Los asambleístas Lourdes Tibán, Vladimir Terán y los dirigentes de la Ecuarunari, Conaie  y otras organizaciones presidieron la reunión desde una tribuna
situada en un costado del estadio al aire libre.
 
“Esta no es una advertencia al Gobierno, sino una realidad. La gente del pueblo está desesperada porque no tiene agua para producir. El proyecto de Ley del Presidente no permite acabar con esa injusticia.

Por eso, las Juntas de Aguas continuarán en la lucha. Señor Presidente,  basta de discursos radicales y acciones contradictorias. Queremos cambios
profundos y nos oponemos a la concentración del uso del agua“, aseguró Humberto Cholango, presidente de la Ecuarunari.

Correa defiende  el proyecto 
 
Desde la parroquia rural de Llora, al suroccidente de Quito, el presidente Rafael Correa, ayer emitió su cadena sabatina.  Y, una hora antes de despedirse,  se refirió indignado sobre los pronunciamientos de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie)  sobre la  Ley de Aguas. Es absurdo que digan que estamos privatizando.  
 
“Siempre nos hemos opuesto a la privatización del agua. Qué pena que Alberto Acosta (ex presidente de la Asamblea de Montecristi)  se preste para eso”, dijo con tono enérgico. Las casi 200 personas que se agolparon en la tenencia política de Lloa lo ovacionaron.   El viernes, la Conaie realizó una asamblea para debatir sobre esta Ley e invitaron a Acosta para tratar el tema.
 
“La Constitución y la Ley de Aguas prohíben  toda forma de privatización”,   insistió. Agregó que se está manipulando a los campesinos con “mentiras”.

Para reafirmar su postura, Jorge Jurado, secretario nacional del Agua,  intervino. “En la página web de la Secretaría  constan los artículos para ser leídos  y  ratifican lo que dice el Presidente”.
 
Durante  su enlace radial de  dos horas y media también se refirió  al caso Chevron. “El Gobierno no tiene nada que ver con este proceso.  Alguien  se reunió en nombre del Gobierno”.

Al final de cadena sabatina, a las 12:30, Hortensia Guzmán, vecina de Lloa,  no dejaba de aplaudir. “Es la primera vez un Presidente nos visita. Además, nos
devolvió unos terrenos que nos quitaron”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)