Lenín Moreno reformó el reglamento para otorgar indu…
Nuevo gerente del Biess gestionará reducción de la t…
Samborondón aprueba ordenanza de estímulos para acti…
Fiscalía emitió un rechazo público sobre la actuació…
El gobierno de Guillermo Lasso será la octava admini…
El agua volvió a los valles de Quito tras culminació…
En Manabí se coloca la segunda dosis de la vacuna co…
Ambato se mantendrá en semáforo amarillo hasta el 31…

La marcha de los trabajadores altera el tránsito por el Centro de Quito este jueves 25 de agosto

El servicio en la parada sur-norte de La Marín fue suspendido este 25 de agosto debido a la marcha de los trabajadores. Foto: EL COMERCIO

El servicio en la parada sur-norte de La Marín fue suspendido este 25 de agosto debido a la marcha de los trabajadores. Foto: EL COMERCIO

El servicio en la parada sur-norte de La Marín fue suspendido este 25 de agosto debido a la marcha de los trabajadores. Foto: Richard Cortez / EL COMERCIO

Una barra de hierro fue la señal con la que se alertó a los usuarios del Trolebús que el servicio hacia el norte de Quito se suspendía. Esto ocurrió la tarde de este jueves 25 de agosto del 2016, en la parada sur-norte de La Marín.

El argumento del encargado de esta estación fue que la marcha anunciada por los trabajadores en contra del Gobierno había empezado. Eran las 16:00. El Centro Histórico, especialmente la calle Guayaquil, está en la ruta de la protesta.

El paso de los vehículos por esta zona se limita en ambos sentidos, tanto para el Trolebús, como para los vehículos particulares. La Agencia Metropolitana de Tránsito organizó un operativo que incluye desvíos.

Entre tanto, la Policía cerró los accesos a la Plaza Grande lo que restringió el paso de vehículos públicos y privados. Esto ocurrió en las calles Venezuela, Benalcázar y García Moreno. El paso por esta última se cerró totalmente porque los partidarios del Gobierno ocuparon desde temprano la plaza.

La Policía cerró el paso por la calle Venezuela, a la altura de la Chile, en el centro de Quito. Foto: Richard Cortez/ EL COMERCIO