21 de noviembre de 2017 00:00

Marcelo Reyes movió USD 2,1 millones en sus cuentas

rchivo / el comercio Marcelo Reyes (centro) ocupó cargos menores en Petroecuador, antes de 2010. En la foto (2007), con Carlos Pareja.

Marcelo Reyes (centro) ocupó cargos menores en Petroecuador, antes de 2010. En la foto (2007), con Carlos Pareja. Foto: Archivo / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 131
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 8
Fernando Medina

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El nombre de Marcelo Reyes López no es desconocido entre quienes trabajan en Petroecuador. Este ibarreño de 53 años fue coordinador general de contratos en la petrolera, desde el 2011 hasta el 2013.

Tres años después, en el 2016, Reyes pasó al Ministerio de Hidrocarburos y allí coordinó el área jurídica. Trabajó de la mano del entonces ministro de esa Secretaría, Carlos Pareja Yannuzzelli, y del exgerente de Petroecuador, Álex Bravo.

Ahora, Pareja y Bravo están detenidos y procesados por los actos de corrupción dentro de Petroecuador. Reyes, en cambio, permanece en una cárcel de EE.UU. desde el 12 de octubre pasado, cuando fue capturado por haber supuestamente lavado dinero en ese territorio.

En Ecuador, este abogado también es indagado por un posible delito de enriquecimiento ilícito. La Fiscalía abrió ese expediente penal, tras recibir un informe de la Contraloría.

El organismo de control analizó las declaraciones patrimoniales de Reyes desde el 2010 hasta el 2016, y detectó que durante ese período su capital y sus bienes crecieron de forma injustificada. Las autoridades aseguran que el monto no declarado sería de USD 568 983.

Los investigadores rastrearon, sobre todo, las propiedades que el exfuncionario compró en Ecuador en los últimos seis años. Por ejemplo, una casa ubicada en el norte de Quito, un vehículo avaluado en USD 24 000 y una inversión en dos restaurantes que también están en el norte de la capital.

En el informe de la Contraloría se advierte que Reyes y su esposa hicieron transferencias bancarias locales y giros al exterior por USD 2,1 millones, durante los 20 meses que no ocupó cargos públicos (junio del 2014 a enero del 2016).

El exfuncionario defendió esos reportes financieros. A través de un documento, aseguró que ese flujo de dinero lo realizó “para mantener vigentes y con buen movimiento las cuentas” que registraba en bancos locales y del exterior.

Aunque las autoridades de EE.UU. no han revelado los montos que Reyes supuestamente lavó en ese país, investigadores locales refieren que el sospechoso aparece como apoderado de una empresa constituida por un estudio jurídico de Panamá. También se conoce que el exfuncionario y su esposa son directores de dos compañías con sede en Florida, Estados Unidos.

Las autoridades de ese país confiscaron seis propiedades del exfuncionario, adquiridas en los últimos años. Según reportes de prensa de EE.UU., tres inmuebles los compró en el 2013, por USD 1,5 millones, y los otros tres, por 1,95 millones.

EL COMERCIO intentó con­tactar a los abogados que defienden al ecuatoriano en EE.UU., pero no los localizó.

El 17 de agosto del 2016, Reyes se defendió y respondió al informe de la Contraloría. El exfuncionario remitió un certificado del Registro Público de Panamá, en donde se señala que no posee ningún bien inmueble inscrito en este territorio. En relación con las dos compañías en Florida, dijo que se crearon en el 2014 y que fueron cerradas en el primer trimestre del 2015, época en la que ya no era funcionario.

En una anterior contestación, Reyes se refirió a las ocho cuentas no reportadas. El excoordinador jurídico de Petroecuador indicó que entre esas cuentas estaban las de su esposa y que él no tenía acceso. En cuanto a otras dos, el abogado señaló que las abrió para manejar dinero relacionado con otros negocios, que no estaban vinculados con su profesión y, por tanto, no lo incluyó.

En el informe, la Contraloría detectó que el exfuncionario no presentó las declaraciones patrimoniales antes de ingresar al Ministerio de Agricultura, y a la Empresa Pública Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos.

En las dos entidades estuvo períodos cortos. En Agricultura laboró 40 días y en la otra empresa, cuatro meses.

A esas entidades llegó luego de su paso por Petroecuador. En esta institución fue parte de negociaciones millonarias.

En diciembre del 2012, por ejemplo, la estatal petrolera -liderada en ese entonces por Pareja Yannuzzelli- suscribió un contrato con la empresa KBC Advanced Technologies, para ejecutar el denominado Plan de Mejoras Prácticas para el Personal Técnico Operativo de la Refinería de Esmeraldas.

Ese proyecto tuvo un costo de USD 99,8 millones, a pesar de que el presupuesto referencial era de USD 48,3 millones.

Reyes, Bravo y Pareja intervinieron en ese contrato, que ahora es investigado por los funcionarios de la Contraloría.

En contexto

Según las investigaciones de la Fiscalía de Estados Unidos, Reyes supuestamente participó en una “conspiración para lavar ingresos de un esquema de sobornos”. Por varios años trabajó en Petroecuador y aprobó proyectos investigados por corrupción.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (44)
No (1)