19 de September de 2009 00:00

Maquinaria y productos, en la Expoagro

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Agromar

Desde junio, los agricultores de la Costa comenzaron a usar un saco biodegrable para transportar el maíz, arroz, balanceados, insumos y otros productos.
Es el primer saco ecológico que se fabrica en el país, con el fin de no contaminar el ambiente.

Este producto se exhibe como una novedad en la segunda edición de la feria Expoagro 2009, que se abrió el jueves en el centro de exposiciones Cemexpo, en la Mitad del Mundo (Quito).

En este espacio se presenta una diversidad de productos, como maquinaria, herramientas, productos elaborados por pequeños agricultores, ganado, los servicios de crédito del Banco Nacional de Fomento y de la Corporación Financiera Nacional, telefonía, empresas agroindustriales, alambre para cercas, entre otros. El saco es elaborado por la empresa ReySac, de Guayaquil, que lleva 68 años en el mercado.



Las exposiciones
Algunos ejemplares del ganado holstein y jersey, avestruces, cuyes, gallinas, ovejas... se exhiben en los corrales. Los encargados de los animales explican sobre su crianza, producción, características y otras informaciones. Los animales sirven de observación. 
Los organizadores anunciaron la presencia de empresas de Chile, Colombia, Perú, Argentina y otros países.
La feria es organizada por Expoeventos y la Cámara de Agricultura de la Primera Zona. La feria se extenderá hasta mañana en Cemexpo. La entrada para adultos vale USD 3 y los niños, estudiantes y tercera edad pagan USD 1.El empaque se fabrica en alianza con la comercializadora de agroquímicos Agripac. Cinthya Baratau, la relacionadora pública de esta última, dice que se fabrican 120 000 sacos al mes.

Estos sacos son hechos con un material llamado polipropileno, al cual se le puso  un aditivo para que sea biodegradable. Eso significa que luego de su uso se descompone y desaparece. En cambio, el saco tradicional perdurará más de 200 años hasta desaparecer de la tierra.

En otro local se muestra la producción de frutillas hidropónicas. Agrícola Betsa, una empresa familiar de Checa (Quito), cultiva esta fruta en tubos y no en la tierra, como es lo usual.

Lucila Salinas Zambrano, técnica de la empresa, explica que con este sistema la frutilla está libre de parásitos, no se contamina con plagas, como la babosa, porque no topa la tierra, y es más resistente para el transporte.

La producción con esta tecnología comenzó hace dos años en Checa. Ellos cosechan 1 000 kilos semanales de frutillas, que se comercializan directamente en el Mercado Mayorista de Quito. Se vende a Galápagos, Manta, Chone y otras ciudades. Los pequeños campesinos de Azuay y Morona Santiago también exponen su producción.

Los agricultores del cantón Camilo Ponce Enríquez de la primera provincia mostraron el cacao que siembran 230 familias. El año pasado vendieron 242 toneladas a una empresa italiana y este año hacen negociaciones para ofrecer a otro comprador.

La ventaja de estos campesinos: comercializan su producto de forma directa. Eso ha hecho que reciban un buen precio por el cacao, porque se ha evitado la intermediación de los comerciantes. Cada cacaotero recibe entre USD 19 y 20 por cada 20 kilos de cacao en baba (en fresco).

Los productores de Santiago (en Morona) exhiben las tablas de chocolate artesanal, el almidón y harina de yuca, el café arábigo de exportación de Gualaquiza, los chifles y precocidos de la papa china, semillas, artesanías y otros productos.

Todos los cultivos tienen la certificación orgánica de la empresa BCS Okö, según Marco Rivadenería, técnico de la Prefectura, que da asesoría y asistencia técnica a los agricultores.

En otros estands se puede encontrar maquinaria agrícola. Por ejemplo, la empresa Ponce Yépez ofrece tractores para todo tipo de cultivo en la Sierra y para palma africana en la Costa.

En el local están varios modelos. El 5725 se usa para la labranza, arado, rastra y se le puede incorporar una cortadora para el pasto de ganado. El tractor 5403 se usa para la limpieza de la maleza y para trasladar la fruta de palma a las extractoras de aceite.

En promedio, cuestan entre USD 35 000 y 36 000, dice el asesor comercial Alfonso Arellano. Se vende con financiamiento directo de la empresa o con crédito del Banco Nacional de Fomento. El año pasado se vendieron 153 tractores y en lo que va de este año, 90 unidades. Las máquinas van a Carchi, Imbabura, Pichincha y Chimborazo. Según Arellano, la venta no ha decaído, pese a la crisis económica.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)