Militares decomisan 52 000 municiones en zona fronte…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de junio del 2021
Equilibrar el trabajo desde casa, desafío de empresa…
Un 50% de casos de dengue se registra en chicos de hasta 14
La ocupación de UCI aún supera el 80% en los hospita…
David Grijalva: ‘Enfrentar al covid nos vuelve…
Fiscal: Pablo Celi también cobró coimas de empresa china
José Guevara: ‘julio y agosto, los picos más altos d…

Manifestantes en cólera y rutas bloqueadas tras dicurso de presidente libanés

Enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden en Trípoli, Libia, este 13 de noviembre del 2019. Foto: AFP

Enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden en Trípoli, Libia, este 13 de noviembre del 2019. Foto: AFP

Enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas del orden en Trípoli, Líbano, este 13 de noviembre del 2019. Foto: AFP

Manifestantes furiosos bloquearon carreteras en el Líbano el miércoles 13 de noviembre del 2019, a raíz de declaraciones del presidente, que parecían ignorar sus reivindicaciones, y de la muerte a tiros de un manifestante.

Una gran parte del país reclama incansablemente la salida de la clase dirigente. Escuelas y bancos permanecieron cerrados mientras los activistas llamaron, vía las redes sociales, a manifestar frente al palacio presidencial, cerca de Beirut.

A mitad del día, el ejército cerró con alambre de púas todas las carreteras que conducen al edificio, según un fotógrafo.

Desde las primeras horas de la mañana, los manifestantes quemaron neumáticos y bloquearon importantes carreteras en el centro de Beirut y en las entradas de la capital, así como en Trípoli y Akkar (norte) y en la Bekaa (este) .

En algunos lugares se produjeron enfrentamientos entre manifestantes y el ejército, que trata de desbloquear las carreteras, especialmente en las afueras de la capital.

Una gran parte del país reclama incansablemente la salida de la clase dirigente. Foto: AFP

Líbano vive desde el 17 de octubre un levantamiento inédito, que reclama la salida de toda la clase política, casi sin cambios desde hace decenios, considerada corrupta e incapaz de poner fin a la profunda depresión económica.

A pesar de algunos enfrentamientos esporádicos, la movilización ha sido hasta el momento pacífica. La semana pasada, el movimiento consistió en reuniones frente a las instituciones públicas y los bancos, impidiendo que los empleados llegaran a su lugar de trabajo.

En una declaración televisada, el jefe del estado propuso un gobierno formado por tecnócratas y políticos, afirmando que era posible que las consultas parlamentarias para la designación de un nuevo Primer Ministro comenzaran antes del fin de semana.

Desde el martes por la noche, después de las declaraciones del presidente, los manifestantes prendieron fuego a contenedores de basura y neumáticos, bloqueando varias arterias y carreteras del país, en particular en ciudades del sur y en Trípoli.