21 de agosto de 2018 00:00

Los malestares estudiantiles se pueden prevenir

Ayer, 20 de agosto del 2018, la pediatra Luz Argüello examinó a Geovanna Aymacaña, de 9 años, en el Hospital Vozandes. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Ayer, 20 de agosto del 2018, la pediatra Luz Argüello examinó a Geovanna Aymacaña, de 9 años, en el Hospital Vozandes. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Durante las vacaciones estudiantiles, las actividades y la alimentación suelen cambiar. Los paseos dentro y fuera de la ciudad vienen acompañados de menúes diferentes a los del día a día en casa.


Por eso, entre las afecciones de salud más comunes en los chicos constan las infecciones gastrointestinales, las alergias y problemas respiratorios. Así lo señaló Piedad Villacís, pediatra del Hospital Vozandes, en el norte de Quito.

Por lo general, las infecciones y alergias afectan a buena parte de niños y adolescentes. El 80% de niños en la actualidad tiene algún tipo de alergia, comentó Villacís.

¿Cuáles son las más frecuente? La doctora responde: al frío, también al polen, a los ácaros y al pelo de algunas mascotas.

Por eso, los chequeos médicos deben ser periódicos. Y de manera especial se deben realizar antes del ingreso a clases, al final de los dos meses de descanso. Más si los padres identifican algún síntoma.

Erika Vera es una madre que tiene el hábito de llevar a sus dos hijas, Doménica y Geovanna, de 5 y 9 años, respectivamente, a controles de rutina, antes del inicio del año lectivo.

La mañana de ayer, Vera acudió con sus hijas al Hospital Vozandes, para el llamado control del niño sano.

Este comprende una revisión completa con exámenes básicos de sangre, heces y orina, además de chequeo antropométrico, para revisar si la talla, el peso y el índice de masa corporal son adecuados para la edad de las niñas.

Esta madre señala que es importante contar con una evaluación del pediatra, para no tener problemas durante la época de clases. Así evitan bajo rendimiento académico o ausentismo.

En ese hospital hay 12 pediatras, que atienden en el área de emergencia a cerca de 20 niños al día. También por consulta externa reciben a más de 40 pacientes, de 07:00 a 19:00.

Una enfermedad recurrente es la parasitosis. Esta afecta a unos 2 000 millones de personas en el planeta, según la Organización Mundial de la Salud. Los infantes son el grupo que presenta mayor prevalencia parasitaria de tipo intestinal. La mala preparación de alimentos y la falta de aseo generan el problema.

Los médicos recomiendan la desparasitación dos veces al año. En los niños se debe hacer cuando haya síntomas como malestar en el abdomen, gases o diarrea, siempre con vigilancia de un especialista.

La mala alimentación -esas ‘licencias’ del período de vacaciones- también afecta a la salud oral, siendo las caries el problema más frecuente.

Así lo explicó Consuelo Riofrío, odontóloga de Río Dental, en el sur de Quito. Antes del ingreso a clases, ella recomienda realizar una profilaxis y una aplicación de flúor.

Esto evitará el crecimiento de caries. En su consultorio, una opción es el paquete escolar que comprende esos tratamientos y sellantes en los molares. El costo es de USD 40.

La salud visual tampoco debe ser descuidada. Gustavo Baquero es oftalmólogo del Hospital Metropolitano. Indica que esos exámenes deben ser completos y no solo de visión. A través de ellos se pueden detectar afecciones como miopía, astigmatismo, ojo vago o hipermetropía.

Para el especialista, estos problemas visuales pueden influir directamente en el rendimiento escolar. Por ello, sugiere un control cada año antes del nuevo período escolar.

Y claro, si se evidenciaran dificultades, pedir el apoyo de maestros para identificar síntomas. Si el niño ya usa lentes, lo ideal es acudir una vez al año, por si la medida cambió o para detectar otras patologías.

El certificado de vacunas al día, el control del peso y talla y una evaluación pediátrica completa son aspectos a tomar en cuenta para prevenir, más que simples requisitos.

Eso comenta Rocío Ramos, médica de la Unidad Educativa Alberto Einstein. En ese establecimiento no se piden como requisitos certificados médicos, pero sí se habla con los padres de familia sobre la necesidad de que el niño acceda a controles de salud.


También para que se informen sobre las alergias o las enfermedades a considerar dentro de las aulas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)