2 de agosto de 2018 21:33

Madres que no dan de lactar en Ecuador donan su leche

Tres madres se extraen la leche en el banco de este alimento, ubicado en el Hospital Docente de Calderón, en Quito. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

Tres madres se extraen la leche en el banco de este alimento, ubicado en el Hospital Docente de Calderón, en Quito. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 5
Redacción Sociedad
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Pamela García tuvo un parto precoz a las 29 semanas. Ahora, su bebé tiene 31 y permanece en cuidados intensivos. Aún no puede alimentarse solo, por lo que su madre realiza a diario la extracción de su leche en el banco del Hospital Docente de Calderón, en Quito.

La idea es que su leche alimente, a través de sonda, a su hijo Ezequiel, cuando los médicos lo permitan. Además, ayudará a niños de madres impedidas de amamantar.

Con una asepsia total, la joven de 23 años se coloca una bata, una mascarilla y una red en el cabello. En cada extracción (se hacen tres durante el día) obtiene unos 200 mililitros de leche: 100 son para su niño y el resto para el banco.

En total, de todas las madres, se recolectan tres litros diarios para estos bebés que son prioridad, dice Norma Jácome, líder del área.

El VIH-sida o las hepatitis B y C son otros obstáculos para que las madres cumplan con la lactancia, que es vital en los primeros seis meses de vida.

La leche también se destina a niños con enfermedades o de bajo peso. Así lo detalló Ana Lucía Buchelli, directora Nacional de Promoción de la Salud de la Cartera de Estado.

Este grupo de niños tiene dos opciones de alimentación: la leche materna, que es pasteurizada, y los sucedáneos (de fórmula).

La primera es ideal porque tiene los complementos nutritivos necesarios para el desarrollo del niño. En el país existen nueve bancos de leche en hospitales y maternidades.

Estos centros están localizados en las ciudades de Quito, Guayaquil, Ambato, Riobamba, Babahoyo, Portoviejo y Cuenca. La capital cuenta con tres bancos en el Hospital Docente de Calderón, en el Gíneco-Obstétrico Isidro Ayora y en el Luz Elena Arismendy. Hasta diciembre se prevé que se abran dos más en Esmeraldas y Machala.

El volumen de leche alcanzó en el 2017 los 6 646 litros y hubo 20 145 donantes. Durante el primer trimestre del año ya se han recogido 1 893 litros, según datos de Salud.

El primer banco de leche se abrió en el 2007 en el Hospital Gineco-Obstétrico Isidro Ayora. En el lugar se extrae un promedio de 1 500 litros al año, 125 litros por mes. El banco cubre el 100% de la necesidad de los niños prematuros en terapia intensiva del hospital. Pero falta cubrir otro tanto en otras condiciones. Así lo detalló Ramiro Moya, médico nutriólogo y líder del banco de leche.

En el país se han realizado campañas para fortalecer la donación de leche. No solo de las madres que están internas en el hospital por sus hijos sino de las externas.

En el Hospital de Calderón se realizan charlas para concienciar a las mujeres sobre la necesidad de la donación.

En el Isidro Ayora, el 50% de las madres han recibido información sobre la importancia de la lactancia. Cerly Camacaro alimenta cada tres horas a su hijo, que nació el pasado 20 de julio. El bebé nació prematuro, a las 30 semanas.

El pequeño permanece en cuidados intensivos y, por ello, no puede lactar.
La mujer es una de las madres que acuden a diario al banco de leche de ese hospital. Lo hace para alimentar a su hijo y para evitar perderla al dejar la estimulación producto de la succión. Debe reunir 150 mililitros en unos 15 minutos.

Las madres que consumen drogas tampoco pueden amamantar, salvo que exista un compromiso de dejar de consumir. Para estos casos, la única alternativa es recetar al bebé fórmulas especiales libres de aminoácidos. Moya recalcó que todas las mujeres pueden producir leche. Depende de la armonía entre madre y bebé.

Pese a los esfuerzos realizados en los hospitales y la entidad de Salud aún el volumen de leche es insuficiente, reconoce Buchelli, aunque no detalló cifras. “No hay el volumen necesario y hay que priorizar”. En este caso a los bebés prematuros, dice.

Las 1 096 madres con VIH-sida reciben leche materna pasteurizada y sucedáneos. Sus bebés se benefician de la donación de leche materna.

En tres días se conmemorará la Semana de la Lactancia (del 1 al 7 de agosto), una iniciativa instaurada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En Quito se harán actividades como La Gran Lactada UIO, una jornada de talleres y de amamantamiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (2)