Gastos y sanciones para la campaña electoral de 2023
400 agentes metropolitanos vigilarán eventos para la…
Excomandante militar de inteligencia es procesado po…
En Quito, consumo de agua sube en 43% en medio de un déficit
La baja de los generales de la Policía dejaría un va…
Fernando Villavicencio: ‘Siempre estuve solo. Yo no …
Biden firma ley de financiación para evitar cierre d…
Florida suma 23 muertos por el huracán Ian

Machala vive un nuevo y relajado toque de queda

Un punto de control policial, a la salida de Machala a la altura de la ‘Y’ de El Cambio. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Nadie se apresura a volver a casa o a cerrar negocios. Una pareja de hombres mayores, con mascarilla, pasa charlando por la caminera. Tres ciclistas jóvenes, con el rostro desprotegido, circulan sin ningún apuro. Un guardia privado en moto alerta a todos sobre el inicio del toque de queda, pero los dos adultos mayores no le prestan atención…

Son las 22:05 del lunes pasado en el parque Zoila Ugarte, en el sur de Machala. El nuevo horario de restricción del libre tránsito se inició a las 22:00, pero la gente ni repara en ello.

Al frente del parque, los restaurantes y negocios de comidas rápidas siguen con clientes en sus mesas. Sobre las 20:20, cinco restaurantes cerraron alrededor del parque, pero una docena continúa abierto.

Machala vive su primera semana con toque de queda de 22:00 a 05:00 (lunes-jueves) por el contagio comunitario de la variante Delta del covid-19. Los viernes, sábados y domingos se aplica el nuevo toque de queda, de 20:00 a 06:00. Este régimen de horarios arrancó el pasado viernes y se extenderá hasta el 27 de agosto.

Sobre las 22:15, en el local de comidas rápidas El Sabrocito empiezan a recoger sillas y mesas. Manuel Márquez, el propietario, habla sin dejar de recoger las cosas, mientras locales vecinos siguen abiertos. Tiene pendientes planillas de servicios y arriendos atrasados. El negocio abría antes hasta la madrugada, “las mayores ventas se producen en el sector bien entrada la noche”, dice.

“Tuvimos que hacer un préstamo al chulquero para financiar una reja y encerrarnos luego del toque de queda, para trabajar con entrega a domicilios y servicio para llevar. Una inversión solo por el estado de excepción”, indicó Márquez.

La provincia de El Oro lleva más de un mes, desde el 14 de julio, con limitaciones para la circulación de personas a partir de las 20:00, de lunes a jueves, y desde las 18:00, entre viernes y domingo, según el estado de excepción extendido por el Decreto 140.

Pedro Latino, propietario de La Parrillada de Pedro, en el centro-norte de la ciudad, se encoge de hombros cuando le preguntan por los efectos de un mes de toque de queda. Y señala el lugar vacío en la pared donde debería estar el medidor de la energía eléctrica.

Se llevaron el contador por falta de pago y tuvo que firmar un convenio; las ventas cayeron un 90%, dijo. Trabajar viernes, sábados y domingos hasta las 18:00 mató el proceso de reactivación que llevaban los restaurantes de la vía Las Palmeras, cerca del estadio 9 de Mayo. “Ahora podremos atender hasta las 8 de la noche los fines de semana, cuando en esta zona los asaderos solíamos trabajar más allá de la medianoche”, se queja Latino.

El Decreto presidencial 140 sigue vigente. El COE nacional recomendó al Presidente de la República la revisión del toque de queda en El Oro dictado en ese documento. Fue el organismo el que sugirió el inicio de la restricción a las 22:00 entre semana; y desde las 20:00 de viernes a domingos.

El Gobernador de El Oro, Francisco Vera, confirmó que la reducción del toque de queda rige en esos términos en la provincia desde el pasado viernes, una medida que busca dar mayor flexibilidad a la reactivación del sector comercial, de servicios y alimentos. “El Presidente está revisando el Decreto”, aseguró Vera.

En la parroquia 9 de Mayo, en el sur de Machala, las tiendas y licoreras siguen abiertas a las 22:30. Un patrullero de la Policía pasa sin detenerse. Parejas caminan por las calles, jóvenes charlan en las esquinas o juegan a las cartas en los portales.

Isabel Cueva, coordinadora de la Zonal 7 de Salud, informó que en los dos hospitales de referencia para covid-19 en Machala se encuentran 26 personas en el área de hospitalización y otras 17 están en sus unidades de cuidados intensivos (UCI), a causa del virus.

La disponibilidad es de 21 camas UCI en las dos casas de salud y el nivel de ocupación es del 80,95%. Se han identificado 93 casos Delta en El Oro y el número de fallecidos por la variante se mantiene en 10, desde mediados de julio.

“En vacunación estamos sobre el 90% en primeras dosis y casi 40% en las segundas. No hemos alcanzado el porcentaje deseado en segundas dosis, esperamos cumplir este mes el esquema completo”, dijo Cueva.

Los controles policiales del toque de queda se sitúan en dos puntos de entrada y salida de Machala. Un tercer grupo operativo tiene a cargo recorrer la urbe, según la Policía ubicada en la ‘Y’ de El Cambio, sobre la avenida Panamericana, al este de la ciudad.

En ese punto, los uniformados centran su trabajo en la revisión de seguridad de vehículos y personas. “La ciudadanía puede circular a partir de las 22:00 por emergencias o por actividades laborales”, explica un agente. Cinco pequeñas tiendas se encuentran abiertas en pleno estado de excepción, a un lado del puesto de control.