5 días del feriado por Día de los Difuntos e Indepen…
Estado Islámico reivindica el atentado contra minorí…
Diputado conservador británico muere apuñalado en un…
Bill Clinton se recupera en el hospital de una infec…
Asamblea pide a Comisión que no excluya a sus postul…
ID nomina a Yeseña Guamaní para vicepresidencia de l…
176 emprendimientos de mujeres rurales participaron …
El autoexamen de mama es un método complementario a …

El lunes, no todos irán a clases

Redacción Quito

Los centros educativos de las provincias de la Sierra y Amazonia iniciarán el nuevo período lectivo 2009-2010 el próximo lunes 7 de septiembre.

No obstante, el Ministerio de Educación y el Cabildo acordaron un cronograma especial para el inicio de clases en los planteles educativos de la zona urbana y en las parroquias de Cumbayá y Tumbaco. Los detalles de esta propuesta fueron presentados ayer en el Municipio.

Los alumnos de educación inicial y primero de básica serán los primeros en ingresar a clases, a partir del lunes 7. Los estudiantes de segundo a séptimo de básica lo harán el martes 8 y los jóvenes de octavo a décimo y bachillerato ingresarán el miércoles 9 de septiembre. En total, cerca de 480 000 estudiantes ingresarán a clases.

Tras el anuncio, el alcalde Augusto Barrera dio a conocer otras medidas complementarias para minimizar los riesgos en la seguridad y el impacto en el tráfico vehicular que tendrá esta movilización, durante la siguiente semana.

Durante los tres primeros días de la semana, los empleados de todas las instituciones públicas iniciarán su jornada laboral a partir de las 09:30. Barrera dijo que esta medida busca facilitar  que los padres puedan acompañar a sus hijos en su primer día de clases y por otro lado también ayudará a disminuir el número de personas que se desplazan a la misma hora por la ciudad.

Según la Dirección Nacional de Tránsito, el inicio de clases determina un incremento de alrededor del 35% en el flujo vehicular. Esto significa 90 000 traslados en la ciudad que se suman a los 320 000 viajes calculados en un día fuera del período escolar.

Adicionalmente, el Municipio suspenderá la ejecución de las obras que generen conflictos en el desplazamiento de vehículos y personas.
 
Desde el inicio de clases, el Municipio ofreció trabajar para mejorar la señalización peatonal y de tránsito en los centros educativos, especialmente los que se encuentran en vías de alta circulación vehicular, 

El alcalde Barrera dijo que para garantizar la seguridad de los niños y adolescentes que utilizan el servicio de transporte escolar se reforzarán los operativos de control en las unidades.

Las autoridades educativas, padres de familia y alumnos deben verificar la presencia de un adhesivo de la revisión técnica vehicular del segundo semestre de este año. La obtención de este distintivo da a suponer que las unidades disponen de cinturones de seguridad individuales, vidrios estandarizados, emisión normal de gases, entre otros.

A la fecha existen 44 operadores con un total de 2 725 unidades legalizadas que tienen los permisos de operación y pasaron la revisión técnica.

Durante la presentación de la propuesta del Municipio y del Ministerio de Educación  para mitigar los líos en la circulación la próxima semana, no estuvieron representantes de la Policía. Sin embargo, paralelamente, la Dirección Nacional de Tránsito en coordinación con la Empresa Metropolitana de Obras Públicas (Emmop)  alista el plan operativo para la próxima semana.

El mayor Juan Zapata, vocero de la institución policial, aseguró que uno de los puntos más conflictivos en la zona urbana de la ciudad es el sector centro, donde se concentran 97 colegios, 22 de los cuales son puntos críticos por la cantidad de flujo vehicular y peatonal.

En este sector, funcionarios de la Emmop, de la Policía Metropolitana y 58 policías de Tránsito trabajarán en la regulación del tránsito, el control de permisos de operación y revisión vehicular (a los buses escolares)  y ventas informales que obstaculicen el tránsito en los sitios  donde ocurren históricamente  trancones durante los primeros días de clases.

En total, más de 118 uniformados y 48 vehículos contarán con el apoyo de dos helicópteros y el sistema de monitoreo Ojos de Águila para vigilar y controlar la circulación vehicular.

Suplementos digitales