31 de August de 2009 00:00

Lula probó su liderazgo en Unasur

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Santiago Estrella Garcés, 
Corresponsal en Buenos Aires

Determinar la debilidad o fortaleza alcanzada por  la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur),  luego de la cumbre extraordinaria del viernes en Bariloche (Argentina), es una tarea que estará  a cargo de la historia.



Una lectura geopolítica
El presidente del  Instituto Fernand Braudel de Economía Mundial, Rubens Ricupero, le dijo a la revista  América Economía que el presidente Lula de Brasil no podía oponerse, del todo, al acuerdo militar de Colombia y EE.UU.por razones estratégicas.
Según explica,    Brasil, a pesar de ser un  país grande y potencia regional, no puede suplantar la ayuda de  EE.UU. a Colombia “ni militar, ni de plata ni de armas,  ni de doctrina. Los resultados de Brasil en materia de narcotráfico son catastróficos”. 
 Ricupero    dice  que históricamente Brasil nunca buscó  mostrarse ante EE.UU. como un rival directo. De allí que  la preocupación inicial  de Lula al convenio  militar de Colombia trastocó “erróneamente” ese tradicional talante frente a Washington.Lo destacable de esta reunión  es este joven  organismo no se fracturó, como lo  sugerían  algunos  pronósticos formulados  días antes de la cita. El tono de beligerancia y acusaciones que mantenían presidentes como Álvaro Uribe (Colombia) o Hugo Chávez (Venezuela) avizoraba una crisis.

Para evitarla, la participación brasileña fue determinante. Este país logró manejar la cita, poniendo paños fríos para calmar las tensiones. Y, cuando fue necesario, actuó  como padre de familia  para retar  a los demás mandatarios.
 
Eso ocurrió con  Rafael Correa, porque   habló dos veces en el marco de las deliberaciones.  Ante tal reclamo, el Mandatario ecuatoriano justificó que su primer  discurso fue como presidente pro témpore de Unasur y el segundo  para dar la posición de su país.  

Preocupado por los efectos de imagen, Lula  fue el único que no quería que la transmisión de los debates fuera en tiempo real. “Habíamos leído en la prensa que la Unasur peligraba y con transmisiones en vivo no  actuamos de acuerdo a nuestros corazones, sino pensando en nuestro público. Al público no le interesa lo que discutimos sino lo que resolvemos”, dijo en ese foro.

Sin embargo, más hábil fue Uribe, quien  llegó hasta los periodistas, cuando la cumbre comenzaba, para que “las mentalidades democráticas  puedan escuchar lo que se discuta allá adentro”.
 
Como el  tema central de la cita fue  la preocupación regional por  la presencia de  fuerzas militares de EE.UU.  en siete bases colombianas, Uribe estaba en el centro de la polémica. Y definir su posición en público  le resultó exitoso. 

No obstante, más fueron las voces críticas,  alrededor de la mesa de debates, que las de apoyo. Colombia solo contaba con el respaldo de Alan García, presidente de Perú, pero aclarando que la cooperación militar entre Bogotá y Washington no puede trasgredir las fronteras del vecino país.
 
Es así que el papel de mediación de Lula da Silva en la cita fue clave. Ya lo había hecho, y con éxito, en la reunión de Santiago de Chile, a finales de 2008, cuando se analizó la crisis interna de Bolivia. El mandato de Evo Morales estaba amenazado por un golpe de Estado. Pero su colega brasileño, a quien Morales llamó “hermano mayor”, lo  neutralizó  con un oportuno frente externo.

La mediación de Lula en la cita de Bariloche, necesaria para que Colombia no recibiera todo el peso de sus detractores, no obstante, tuvo sus matices. Brasil pidió a Colombia y a EE.UU. “garantías jurídicas” para que no se violentara la  soberanía de los otros países.



“Actuamos  pensando en nuestro público. Al público no le interesa lo que discutimos sino lo que resolvemos”.Con este detalle, el acuerdo bilateral de Uribe superó el obstáculo regional que se le había  atravesado. Unasur solo observará el avance de estos convenios...

El papel de Brasil, como gran impulsor de Unasur y su Consejo Suramericano de Defensa se plasmó en el  “proyecto de decisión” del acta final que firmaron los presidentes. Allí se estableció el mencionado mecanismo de vigilancia para Colombia.
 
Lula logró así que  Uribe obtuviera  cierto de margen de maniobra en la reunión. Para tal efecto, se   reunió con el

“La única manera de evitar  conflictos precipitados contra nosotros es que nos contengamos en las palabras”.presidente de  Venezuela, Hugo Chávez. Le era indispensable que las tensiones con Colombia bajaran de tono, para lo cual había que acercarse al Mandatario bolivariano, quien había anunciado la ruptura total de las relaciones con su vecino.

“La única manera de evitar los conflictos precipitados contra nosotros es que nos contengamos en las palabras. Las palabras tienen un poder excepcional. Las bien ubicadas no se publican, pero una que fue mal puesta puede generar un lío después”, dijo Lula.

Si bien Chávez leyó un   informe sobre  el Libro Blanco del Comando Sur de  EE.UU., en donde se sostiene que bases

“Los avances políticos  en Sudamérica aún son incompletos. La U. Europea demoró 50 años”.
Inacio Lula Da Silva
Presidente de Brasilcomo Palanquero (Colombia) servirán para movilizaciones y control del continente, el tono en que lo hizo  no fue tan airado. El Mandatario brasileño alcanzó, entonces, otro resultado exitoso a su favor.

A pesar de las dudas que ha despertado la débil cohesión de los países sudamericanos, Lula mantiene una visión positiva.

“No vemos con claridad los avances políticos que ya logramos en Sudamérica. Por supuesto que todavía es un avance incompleto. La Unión Europea se demoró 50 años de discusiones”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)