12 de noviembre de 2019 17:57

Luis Tipantuña: ‘Vi a un policía apuntándome; un proyectil impactó en mi ojo y caí, luego sentí otro en mi muslo’

Luis Tipantuña fue impactado por un proyectil lanzado por la Policía el 3 de octubre del 2019 en el contexto de las manifestaciones en contra de las medidas económicas anunciadas por Lenín Moreno. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Luis Tipantuña fue impactado por un proyectil lanzado por la Policía el 3 de octubre del 2019 en el contexto de las manifestaciones en contra de las medidas económicas anunciadas por Lenín Moreno. Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 5
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Luis Tipantuña tiene 29 años. Es egresado del Colegio Nacional Mejía y estudiante de Derecho en la Universidad Metropolitana. El 3 de octubre del 2019, Luis salió a manifestarse en contra de las medidas económicas anunciadas por Lenín Moreno. Aproximadamente a las 19:00, él recibió un impacto de proyectil lanzado por la Policía, produciéndole la pérdida de su ojo derecho. 

Este es su testimonio: 

Este lamentable suceso pasó el primer día de manifestaciones (3 de octubre del 2019). Ahí ya la represión policial fue muy fuerte, entonces entre las 19:15 a 19:40 la Policía comenzó a reprimir lanzando bombas a quemarropa. 

De esta manera, nosotros tratamos, junto con un grupo de amigos y las personas que se encontraban en el lugar, de ponernos un poco al frente a la altura de la plaza San Blas para que la Policía se frene un poco porque detrás estaban mujeres, niños, personas de la tercera edad. 

Fue el momento en que la Policía por la calle Guayaquil había avanzado un poco y lo que hice fue resguardarme detrás de un árbol porque estaban lanzando las bombas al cuerpo. Vi a un policía apuntándome y me dispara de frente ocasionándome la pérdida de mi ojo derecho. 

Estábamos afectados literalmente con las medidas económicas que el Presidente implantó en ese momento, entonces todo eso acumuló en mi persona, en las personas que me rodean, en mis vecinos, familiares. Si fuéramos burgueses no nos importaría, pero a nosotros como personas de la clase humilde, de la clase trabajadora si nos interesa bastante. 

Se me ha hecho imposible a mí conseguir un trabajo, a pesar de que estoy culminando mi carrera de Derecho. Estaba haciendo trabajos eventuales, pero obviamente eso no alcanza para subsistir, para tener una familia; tengo mi mamá que es ama de casa, tengo un hermano que es un niño especial. Entonces todo ese cúmulo de cosas a uno le hace reaccionar como ciudadano, y a parte estas medidas económicas que como pueblo nos iban a afectar bastante; y no es necesario ser un especialista en economía para saber que nos iba a afectar, mientras que a la clase de arriba no les iba a pasar a nada. 

No pertenezco a ningún partido político, creo que mi ideología es muy independiente a los demás partidos. Yo salí (a las manifestaciones) por mi familia y por mí, porque me afectaba. Salí con unos amigos más que me estaban acompañando en el momento, salimos en tema pacífico. Aproximadamente a las 15:00 comenzamos a caminar, marchar, gritando consignas de lo que nos afectaba por las calles del Centro Histórico de Quito. En el transcurso de la tarde la cosa se puso más fuerte. 

Estaba ejerciendo mi derecho a la protesta, mi derecho a la resistencia, yo creo que no estaba haciendo nada de malo, únicamente reclamar por lo que me estaba afectando.

Un proyectil de aproximadamente unos 10 cm me impactó en mi ojo, eso hace que caiga al suelo. Trataba de ponerme de pié pero debido al fuerte impacto estaba mareado. Ahí fue cuando dos compañeros y un conocido mío me levantaron del suelo, me cargaron y me llevaron. Luego sentí otro impacto en mi muslo derecho, ahí es cuando digo que la Policía literalmente quería acabar con mi vida.

Yo me encontraba desangrándome, confundido, el impacto del proyectil hizo que me quede sin audio, solo sabía que mis amigos gritaban 'auxilio' 'ayudénme'. Ahí un señor salió en una moto y me llevó de emergencia al hospital.

En el Hospital Eugenio Espejo entré por emergencia, tuve que esperar un tiempo más o menos largo para que me puedan atender y de igual manera me seguía saliendo sangre y tuvieron que hacer un protocolo que yo creo que a veces es innecesario para las personas que entramos de emergencia, pero bueno.

En la noche me limpiaron, me revisó la oftalmóloga y me dijo que debido a la fuerza del impacto que recibí hizo que el ojo explotara y se salga todo el líquido que contiene por dentro. Al siguiente día me operaron y posteriormente me dieron el alta.

Es difícil, el hecho de salir de la casa completo, salir muy bien de salud y que de pronto le llamen a su casa y le digan 'sabe qué, su hijo recibió un impacto de bomba, se encuentra en el hospital'. Una desesperación tenaz. Y después verme llegar a la casa todo convaleciente, con mi cara hinchada y sabiendo que ya había perdido el ojo. Mi mamá se puso mal, mi papá se puso triste.

No me arrepiento de haber salido a las protestas. Lo hice por una convicción, por mis ideales, creo y soy parte de este pueblo. Y si es que hay personas que no pudieron salir, yo sí estuve al frente, en representación de ellos. No me arrepiento la verdad.

El proceso que se sigue (en la CIDH) es que primero van a recopilar toda la información y luego de eso van a emitir un informe. Yo creo que es un poco demoroso para todas las personas que necesitamos ayuda urgente, porque no es posible que a nosotros como ciudadanos, que somos quienes luchamos por el bienestar de este país, se nos trate como la basura. Y a las personas que quisieron acabar con nuestra vida se les dé bonificaciones, se les trate bien, entonces demostramos una vez más que la justicia no tiene la imparcialidad del caso.

Las personas que hemos acudido a la CIDH, que no son 10 ni 20, sino cientos de personas que hemos acudido a rendir nuestro testimonio, queremos que ellos estén como veedores, estén pendientes del proceso que hemos iniciado legalmente.

Yo planteé acciones legales en contra de la Ministra de Gobierno María Paula Romo, en contra del Comandante de la Policía por el delito de tentativa de asesinato.

Yo confío y espero que se haga justicia, que no quede en la impunidad, porque no soy solo yo, somos bastantes personas, esto no es una simple coincidencia como ellos dicen.

La vida cambia, uno al momento que se levanta ya tiene otras cosas que hacer, en este caso yo tengo que darme cuidados en los dos ojos, tengo que buscar la manera de juntar dinero para hacerme las operaciones porque producto del impacto se me dobló el tabique y se me hundió parte del pómulo. Son cuestiones que generan gastos.

Lo único que yo solicito es justicia y que actúen en favor de los perjudicados, nosotros fuimos los que recibimos esos impactos, nosotros sabemos el diario vivir que estamos pasando y eso no puede quedar así”. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (2)