11 de September de 2009 00:00

Luchan por volver al Ejército

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Tatiana Vásquez  y  Paulina Esparza salieron de la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro (Esmil), por quedar embarazadas hace dos años. Ahora quieren reingresar a la institución para terminar sus estudios. Han presentado tres pedidos, dos fueron rechazados y uno está en estudio.



En detalle
Paulina Esparza tiene  23 años. Desde que salió de la Esmil quiso  estudiar Leyes, pero el cupo se llenó. Su hija  tiene 1 año y 10 meses.
Tatiana Vázquez  tiene 21 años. Desde que dejó la Esmil, Vásquez empezó a estudiar Derecho a distancia y está en cuarto semestre. Pero su vocación es pertenecer al Ejército.
Hasta el cierre  de esta edición su   reingreso no tenía una respuesta en firme.Las dos mujeres  fueron dadas de baja  en marzo de 2007, cuando tenían dos meses de embarazo. Infringieron el artículo 72, numeral 10 del Reglamento de Disciplina Militar, que establece que los cadetes no pueden “quedar en estado de gravidez”.
 
Exigen sus derechos

En octubre de ese año nacieron sus hijas.  Ninguna  se casó con los padres de sus pequeñas, que también eran cadetes. “A los padres de nuestras hijas no les hicieron nada. Ellos sí pudieron graduarse sin problema”, dijo Esparza. Desde entonces, ellas luchan para volver a la Esmil.

Vásquez salió del segundo año y Esparza de tercero. El 2 de junio de 2008 presentaron la solicitud para el reingreso. En septiembre de ese año,  la Junta de Enseñanza resolvió que no podían volver porque se cambió la malla curricular de los cursos en los que estaban.

Para ellas, esa justificación se contradice con la resolución del Tribunal Constitucional, de octubre de 2008, que dispuso el reingreso del cadete Santiago L. En junio de 2007, él fue sacado  de la Esmil, por supuestamente copiar en un examen.  “A nosotras no nos sacaron por engañar, sino por quedar embarazadas. ¿Por qué no nos dejan volver a estudiar?”, increpa Vásquez.

Para el jefe de la Esmil, Eduardo Vaca, la  razón de la no admisión radica en que la presencia materna es fundamental para los hijos, por lo que aceptar el reingreso a la Escuela, puede afectar el desarrollo de los pequeños.  Para las chicas, es una decisión es personal.

“Nos dicen que si volvemos, nuestras hijas van a quedarse solas..., el cuidado de nuestras hijas lo debemos resolver nosotras, no ellos”, replica Esparza.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)