24 de marzo de 2018 00:00

Locales deben aceptar todas las tarjetas

En la tienda Amelia, en Guayaquil, ya aceptan todo tipo de tarjetas para pagos. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

En la tienda Amelia, en Guayaquil, ya aceptan todo tipo de tarjetas para pagos. Foto: Mario Faustos / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 26
Evelyn Tapia y Angelina
Castillo. Redactoras (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

En Ecuador existen unos 76 628 dispositivos para cobrar cuando se compra con tarjetas de débito y de crédito.

En estas máquinas, también conocidas como P.O.S. (Point of Sale), se realizaron USD 584,2 millones en transacciones de enero a agosto del año pasado, un 11% más respecto de igual período del 2016, según los últimos datos de la Superintendencia de Bancos.

En ese tiempo, además se instalaron 2 931 nuevos P.O.S.

El Gobierno quiere que esas cifras sigan aumentando y dijo que trabaja para que se reduzca el uso de efectivo. Una estrategia es la reducción de las tarifas que cobran las entidades financieras emisoras de tarjetas a los locales que usan P.O.S.

La Superintendencia de Bancos no detalló de cuánto será el ajuste, pero adelantó que a finales de este mes se publicarán las nuevas tarifas en el Registro Oficial.

La entidad informó que se analiza una propuesta de disminución de los cargos por este y otros servicios financieros. “Se indica que no se podrá cobrar dos veces por un mismo servicio, por servicios ya pagados y por servicios no aceptados de manera previa y expresa por el usuario”, informó la entidad de control.

Actualmente, las tarifas que pagan los establecimientos a las entidades financieras emisoras del plástico varían de acuerdo con el banco, el tipo de tarjeta (débito o crédito) y la forma de pago que seleccione quien hace la compra.

Por ejemplo, por cada compra con tarjetas de crédito, los dueños de locales pagan entre 4,5% y 10%. Cuando el cliente difiere sin intereses y a más largo plazo, la tarifa que paga el dueño del local es más alta.

En tanto, por los pagos con tarjeta de débito las entidades emisoras cobran una tarifa de 2% por cada compra realizada.

A pesar de que este tipo de pago le resulta más barato al dueño del negocio, las compras con tarjeta de crédito siguen siendo más numerosas.

Entre enero y agosto del 2017, el 83% de las compras en P.O.S. se hizo con tarjeta de crédito, según la ‘Súper’.

Además de estas tasas, los dueños de locales tienen que pagar en ocasiones por la compra de la máquina o su alquiler.

La empresa Datafast, que tiene el 76% de los P.O.S. del país, cobra USD 22,40 mensuales por el alquiler de un dispositivo con conexión telefónica. La máquina cuesta USD 540.

El alquiler de un P.O.S. inalámbrico cuesta USD 49,84 al mes y comprarla, USD 952.

De ahí que en algunos locales pagar en efectivo resulta más barato para el cliente.

Diana Yereda, vendedora en Brazilian Shoes, explicó que en este local el pago con tarjeta no incrementa el valor del producto ni se cargan valores adicionales al cliente.

Pero otros propietarios no asumen todos los costos que les representa este servicio y deciden cargar esas tarifas al consumidor final.

Otra medida que impulsa el Gobierno es la interoperatividad de los P.O.S., es decir, la posibilidad de que estas máquinas acepten todas las tarjetas.

Aunque hace un año la Junta de Regulación Monetaria dispuso esto, Verónica Artola, gerenta del Banco Central, reconoció que la medida no se ha masificado. Aún hay dispositivos que están limitados a aceptar solo algunos tipos de tarjetas de crédito o de consumo.

Por eso, la entidad difundió la semana pasada un comunicado explicando que todos los P.O.S. deben estar habilitados para aceptar todas las tarjetas.

“Hemos hecho informes al respecto, no hay sanciones por
incumplimiento, pero estamos supervisando”, informó.

Allison Romo, propietaria de Roots Cosméticos, contó que antes de enterarse de la medida, en su negocio aceptaba todas las tarjetas menos Diners y American Express.

Romo, que trabaja con la máquina de Medianet, dijo que el proceso para habilitar la interoperatividad le tomó un mes. “Fue un poco tedioso pero es superimportante, porque permite tener más clientes. A mí me ha permitido incrementar las ventas”, dijo.
Medianet tiene el 18% de participación en P.O.S. y Data Express, el 6%.

Para habilitar las máquinas se debe solicitar un código de homologación a la empresa que trabaja con las tarjetas que el dueño del local desee habilitar. Artola explicó que aunque cada empresa podrá cobrar una comisión por esta homologación, esta medida contribuirá a que las ventas por medio de estos canales crezcan.

En Contexto

La Junta aprobó hace un año una norma para que los P.O.S. acepten todas las tarjetas. El Gobierno anunció que en los próximos días se reducirán las tarifas que cobran los bancos a los locales por estos aparatos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (52)
No (9)