Guayaquil registra 97 % de ocupación en camas UCI
Reino Unido: Hombre admitió haber esclavizado a una …
Productos naturales, alimentos caducados y cigarrill…
Corporación Eléctrica de Ecuador inicia proceso para…
Fiscalía formulará cargos contra Fernando Alvarado
Militares descubren base de descanso de grupos armad…
Acusado de asesinato queda libre; sospechoso por mue…
Participación Ciudadana vislumbra cuatro escenarios …

¿Un libro que habla de ecologismo infantil?

“Mientras los países latinoamericanos deben y transfieren ingentes cantidades de recursos al primer mundo, lo cual impide su desarrollo -dice un libro  reciente-, al mismo tiempo los países de la cuenca amazónica constituyen el pulmón del planeta, sin el cual la vida en la Tierra sencillamente se extinguiría”.

Y añade: “Sin embargo, por ser el aire puro un bien de libre acceso, dichos países no reciben la justa compensación por el servicio que generan.

Es necesario entonces promover la creación de una instancia internacional que valore los bienes ambientales de los países endeudados y, a su vez, cobre el consumo de dichos bienes a los países industrializados contaminadores, es decir, que paguen la deuda ecológica”.

Más adelante, dice: “Por ejemplo, y tal como ya ha propuesto Ecuador al mundo con la iniciativa Yasuní – ITT, los  diferentes países productores de combustibles de origen fósil, altamente contaminantes, tendrían  la libertad para elegir entre extraer dichos recursos o dejarlos en el subsuelo y  convertirse en exportadores de servicios ambientales…”.

Concluye diciendo que América Latina “finalmente tendría su justa compensación por los invalorables servicios que está suministrando para la vida de todo el planeta, sin necesidad de recurrir a cooperación, canjes, caridades, etcétera, sino, repetimos, a estricta justicia, a la vez que permitiría el paso de economías extractivistas a economías exportadoras de servicios, en este caso, ambientales”.

¿Y cuál fue el  ecologista infantil que escribió este libro?

Usted, señor Presidente: “Ecuador: De Banana Republic a la No República”.

Alfonso López J.

Propaganda Engañosa

La mayoría de ciudadanos estamos hartos de la propaganda abusiva del gobierno en todos los medios de comunicación, tanto que ya no reparamos en lo que se nos transmite.
Por alguna razón me detuve a mirar la propaganda oficial (porque no es información) publicada en  EL COMERCIO del 1 de febrero en la página 16 con el título jactancioso de USD7.056 millones en proyectos hidroeléctricos.

Quedé asombrado, pues recién hemos soportado una época de apagones, con graves repercusiones económicas, por lo que  me pregunté; ¿a dónde ha ido tal cantidad de recursos, pues no se ha solucionado ningún problema?

Pues la respuesta está en la misma propaganda engañosa y antiética.

Aparecen en letras más pequeñas la real inversión de este Gobierno: 473 millones, es decir menos que el Gobierno de Borja: 475 millones y muy cerca de la inversión de León Febres Cordero.

Sin embargo, el ego  los hace dibujar un gráfico de barras en el que los 475 millones del Dr. Borja tienen una altura de 1 cm aproximadamente y los 473 millones de este gobierno de los apagones, tienen una barra de casi 20 cm de altura. ¡Qué desvergüenza!

¿O acaso están comparando inversión efectiva de gobiernos anteriores con una supuesta inversión que haría este gobierno?    Esto es una vergüenza más grande aún.
Qué bajo hemos caído.

Un distraído lector, como lo somos la mayoría, solo mira los gráficos y no lee la letra menuda, y queda impactado por la supuesta magnitud comparativa de la inversión.

Ciudadanos: no nos dejemos engañar.

Jaime Hidalgo

Percepción

El miércoles 3 de febrero miro, con mucho asombro, una persecución frente a mi casa, a unos asaltantes de bancos, los que se escondieron en las orillas del río Machángara, a la altura entre La Magdalena y La Villaflora, pero con mucha sorpresa, llegan algunos carros de Policía y en los apuros cuento apróximadamente 45 miembros del orden, persiguiendo a estos asaltantes de bancos, peligrosos, cuando en anteriores semanas durante mucho tiempo los medios de comunicación decían que en el accidente automovilístico, que mató a Nathalia Emme llegaron aproximadamente 120 miembros del orden para proteger a una persona, entonces me pregunto ¿quién es más peligrosa que estos asaltantes de bancos? ¡Ojalá alguien me pueda responder! pero estoy seguro que si responde el Gobierno sabrá decir que es pura percepción.

Vicente Novillo O.

Turistas decepcionados

Se ha hecho costumbre en las playas esmeraldeñas: Atacames, Tonsupa, Playa Ancha, cada vez que hay feriado o vacaciones la falta de agua; es muy desagradable para los turistas llegar a descansar y gozar de  la playa y del sol y no tener agua para bañarse, ¿es acaso un complot con los tanqueros?, los mismos que venden el líquido a precios muy altos y entregan  agua de mal olor, con algas, que al fin de cuentas no es potable.

¿Qué están haciendo las autoridades municipales y la Empresa de Agua Potable para impedir dicho abuso?

¿Cómo esperan los dueños de hoteles y restaurantes aumentar la presencia turística  si se carece de lo principal que es  el agua?, podemos pensar, ¿con qué agua están cocinando los alimentos que los pobres turistas consumen?, ¿con qué agua están lavando  la vajilla?

Hasta cuando hay una respuesta para este atropello que sufrimos los turistas y las personas que han hecho una inversión en estas playas comprando un departamento para tomarse un descanso.

Cada dueño de departamento paga sumas muy altas de impuestos que no se ven retribuidas en obras, es muy desagradable caminar en las tardes por la playa y descubrir que sale agua putrefacta de tuberías que desfogan este líquido, el municipio ha investigado ¿dónde están descargando las aguas servidas?

¿Acaso no podemos disfrutar de las bellezas de nuestro amado Ecuador y tenemos que salir al exterior donde no se nos trate de esta manera?

Como me gustaría tener una respuesta y que alguien que se sienta responsable y pueda contestar a estas interrogantes.
Myriam Vásconez Salas

Esperando justicia

En febrero de 2004, el Banco Central despidió intempestivamente a 300 empleados, con tiempos de trabajo entre 15 y 20 años, con el objeto de garantizar jugosas pensiones de jubilación a los directivos.

La única salida para los empleados despedidos fue el reclamo judicial, y con ello una larga y desigual batalla en la que esa Institución utilizó para su defensa la distorsión, el ocultamiento de la verdad y bufetes muy bien relacionados.

A pesar de ello, en las diferentes instancias judiciales, el Banco Central nunca logró desvirtuar que los actos  administrativos emitidos para suprimir los puestos fueron arbitrarios, inmorales y al margen de la Ley.

Sin embargo, obtuvo sentencias favorables en los tribunales de última instancia; ahí, donde el ciudadano común y sus derechos no  significan nada; ahí, donde se privilegian intereses cargados de influencia política o poder económico; ahí, donde con desparpajo olvidan casos similares en las mismas salas y los mismos jueces.

Han transcurrido seis años desde entonces, nuestras vidas tomaron distintos rumbos y el litigio legal ya no es parte de nuestra cotidianidad; aprendimos que la justicia es lenta, circunstancial, perezosa, esquiva de quien no tiene nada que ofrecer que no sea su verdad  y aduladora del poder cualquiera que éste sea.
A pesar de ello, seguimos luchando para que la ley y la justicia dejen de ser una utopía.

Por ahora, los modernos edificios,  flamantes escritorios, autos ostentosos y caras nuevas que lucen los tribunales de justicia, no evidencian cambio alguno, frente a las escandalosas actuaciones de fiscales, jueces y conjueces que gestionan las demandas de justicia como poder personal de nuevos ricos.

Miriam Gutierrez Valverde

Caída libre del ego…

Un país que trata de recuperarse de los errores del pasado no es tan sencillo como algunos pronósticos lo señalan, más bien es una tarea compleja y  difícil  transformar las viejas estructuras y esquemas del Estado.

Páginas conflictivas está pasando nuestra nación, que son razonables y muy lógicos ante los hechos y realidades de un nuevo sistema económico y social; y, que los ciudadanos honestos apoyamos a este esfuerzo nacional.

Paralelamente a estos sucesos, ciertos actores de poder económico de derecha se resisten a los cambios estructurales del presente régimen.

Es lamentable que existan dos verdades en uno.

La verdad y la libre expresión en el momento actual se han repetido mil veces diez, tratando de buscar una verdad suprema por intermedio de pugnas superficiales entre los poderes de una sociedad democrática, con el consiguiente resultado de agotar mentalmente a buena parte de la colectividad.

Los excesos informativos de ciertos medios de comunicación son visibles y notorios en los espacios noticiosos de política, economía, sociales, crónica roja y otros aspectos a favor y en contra de ciertos intereses creados.

¿Esta lucha de los ‘egos materiales’ podemos ejemplificar como que la verdad del pobre es diferente a la verdad del rico?

¿La verdad del sistema socialista es diferente al sistema capitalista?

¿O las economías socialistas no son compatibles al capitalismo?

Totalmente falso, tenemos que unir estas voluntades para consolidar el desarrollo y progreso de la nación.

Jorge Rodríguez C.

El Aeropuerto de Tulcán

Hace más de 60 años fue construido el aeropuerto de Tulcán por el Gobierno Central y por los habitantes de esta ciudad, que con mingas multitudinarias no solo ayudaron en la construcción de la obra, sino también en la de la carretera que inicialmente unía la ciudad de  Tulcán con el Aeropuerto.

Desde su inauguración hasta hace unos dos o tres meses el Aeropuerto fue utilizado por varias compañías aéreas como Avianca, Saeta, Tame, entre otras, prestando con ello un servicio muy necesario para el transporte de pasajeros no solo de Tulcán y la provincia del Carchi sino también de Colombia y en especial del Departamento de Nariño.

Desde hace más de un año Tame ya no enviaba sus aviones sino unos pequeños de hélice que parece los alquilaba a alguna empresa particular, hasta que por último anunció que definitivamente ya no haría servicio de transporte aéreo a Tulcán pretextando para ello “falta de pasajeros” lo cual es, absolutamente falso, pues para lograr un cupo Tulcán – Quito o viceversa había que adquirirlo con tres o cuatro días de anticipación o tener ‘padrinos’ para que lo consigan como un favor especial.

En una radioemisora local escuchaba perplejo que la Directora de Aviación Civil autorizaba a los ciudadanos de Tulcán  y la provincia a utilizar el campo de aviación como pista atlética. Parece mentira pero es la verdad.

Sin embargo de todo lo anotado, ni el Gobierno que habla tanto de su preocupación por los problemas de la frontera norte, ni las autoridades estatales de la provincia, ni el Prefecto, ni los alcaldes ni los asambleístas provinciales han dicho absolutamente nada sobre este problema que afecta en gran forma, especialmente a Tulcán  que, como todos sabemos,  es la principal puerta de entrada a nuestro país por la frontera norte.

Suplementos digitales