13 de enero de 2019 00:00

María Laura Patiño: ‘Beneficio del FMI va más allá de dar financiamiento’

Entrevista a María Laura Patiño, catedrática en mercados internacionales. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Entrevista a María Laura Patiño, catedrática en mercados internacionales. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 19
Triste 1
Indiferente 6
Sorprendido 0
Contento 6
Mónica Orozco

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

María Laura Patiño es catedrática en mercados internacionales.

¿Qué puede conseguir el país del Fondo Monetario Internacional (FMI)?

La visión de que llegar a un acuerdo con el FMI es solo para conseguir plata no es correcta. El rol del Fondo va más allá. Con el Artículo IV cada país está obligado a mostrar una vez al año sus cifras a una misión del FMI. La entidad es un tercero confiable que valida esa información, lo cual genera tranquilidad para que los inversionistas entren a un país y también baja costos financieros si una nación requiere conseguir crédito.

¿Es positivo el actual acercamiento?

Sí, pero es más importante regularizar la relación. El Gobierno anterior se alejó de la entidad: la despreció por años y en el 2014 solo la buscó para colocar bonos. En el 2015 se retomó la misión, pero no se volvió a hacer en los dos años siguientes. Y si bien una misión completó su trabajo en julio pasado, aún no se han difundido los resultados. Aunque la decisión de publicación depende de cada gobierno, en el caso de Ecuador sería una ­señal de transparencia. Un programa permitiría incluso acceder a financiamiento del Fondo mismo.

¿De cuánto?

La línea de financiamiento es reducida, pero lo valioso de un programa con el FMI es que abre la puerta a dinero de otros multilaterales, como el Banco Mundial, con tasas mucho más bajas que las de China. El Fondo presta dinero ­principalmente para fortalecer las reservas de un país, lo que genera confianza de que el ­dinero de la gente está respaldado. Si el Banco Central recibe unos USD 5 000 millones para cerrar el hueco de ­liquidez que tiene, dará confianza para que la banca pueda facilitar créditos para la gente y eso va a reactivar la economía. El Fondo es el único ­organismo que puede prestar ese volumen de recursos para ese propósito.

¿Bajo qué condiciones?

Una carta de entendimiento con el FMI es una oferta de lo que Ecuador planea hacer. No es una imposición. El Fondo ha cambiado, ya no es el de los años 80, cuando exigía introducir automáticamente políticas vinculadas al consenso de Washington ajenas a la realidad de los países y donde el gasto social no era una prioridad. A finales de los años 90 se produjo un cambio y se incorporaron programas que contemplaban compensaciones, gasto de educación y salud e incluso subsidios. Pero el FMI procura que sean ayudas directas para la población de bajos ingresos y no subsidios a los combustibles, que son ­generalizados y benefician a quienes no los necesitan.

El acuerdo con Argentina incluyó baja de subsidios y gasto y alza de impuestos. ¿Cuánto realmente ha cambiado el FMI?

En los 80 había una condicionalidad, que debía incluir liberación de la regulación financiera y otros elementos. Ahora, el proceso es más negociado y es el país el que plantea las medidas. Con base en esa propuesta, se acuerdan desembolsos. El problema es que todavía no está claro lo que va a plantear Ecuador.

¿El Plan Prosperidad 2021 presentado en agosto por el Ministro de Finanzas no constituye un programa económico?

Creo que los anuncios que hizo en diciembre son señales de que está queriendo hacer algo, pero no un programa. El déficit fiscal está llevando a Ecuador a una situación dramática. El país está dolarizado, por lo que depende de generar interés de los inversionistas extranjeros. Eso pasa por tener un programa coherente, que se pueda y quiera cumplir. Obviamente concretar un acuerdo con el Fondo va a generar incentivos para el ingreso de capitales, porque será un reflejo de que las autoridades son responsables y están dando los pasos correctos.

¿El programa que se negocie con el Fondo Monetario sería el plan económico que le falta al país?

Son cosas diferentes. Dado que el trabajo del Fondo se centra en mejorar la balanza de pagos es evidente que va a pedir dos cosas: la racionalización del endeudamiento y la reducción del déficit fiscal, que se está volviendo insostenible. Ya hizo esas recomendaciones en julio pasado en una nota de prensa sobre la visita de la misión del Fondo por el Artículo IV.

¿Puede pedir un incremento de impuestos?

No se trata de si el Fondo pide alza o baja de impuestos. Si no tengo otra opción de financiamiento tendré que subir impuestos, con o sin programa con el Fondo. Pueden existir otras opciones, pero eso ­de­bería ser parte de un programa económico.

¿Qué tan buena carta de presentación puede ser un acuerdo con el Fondo, considerando que los países que lo firman están en problemas económicos?

Efectivamente se entra a un programa con el Fondo porque un país tiene problemas, pero este momento es evidente que el país está en crisis. ­Todo el mundo sabe que tenemos ­problemas. Yo creo que es mucho más beneficioso tener un programa con el Fondo que no tenerlo.

Pero hay países que le han dicho no al Fondo y les ha ido bien.

Porque esos países tienen alternativas. Nosotros hemos pasado años buscándolas y hoy tenemos una brecha importante de financiamiento, que es difícil de conseguir en buenas condiciones.

Experiencia. 
Funcionaria del Banco
Mundial y miembro de misiones del Fondo Monetario Internacional en temas del sector fiscal, financiamiento y deuda pública. Es profesora de Mercados Internacionales en la Universidad Andina Simón Bolívar.

Formación. 
Doctora en Jurisprudencia por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Máster en Derecho, con mérito en Banca y Finanzas Internacionales, por la Universidad de Londres.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (11)