11 de September de 2009 00:00

Kirchner envía a Congreso ley que suprime delito de calumnias e injurias

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Buenos Aires, AFP

La presidenta Cristina Kirchner anunció el viernes el envío al Congreso de un proyecto que suprime el delito de calumnias e injurias, sin precisar su alcance, en medio de una fuerte tensión con grupos de prensa que acusan al gobierno de atentar contra la libertad de expresión.

“He decidido enviar al Congreso un proyecto de ley donde se suprime la figura del delito de calumnias e injurias en materia de libertad de expresión”, afirmó la mandataria, en la sede de ex Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), emblemático centro de torturas durante la dictadura (1976-1983).

La presidenta señaló en un acto junto a miembros de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que la iniciativa pretende “garantizar aun más la libertad de expresión”, aunque no precisó si se aplicará únicamente a los medios. En los últimos años hubo siete proyectos presentados en el Congreso para despenalizar las figuras de calumnias e injurias aunque ninguno de ellos llegó a debatirse en las cámaras.

La iniciativa salió a la luz tras duras críticas lanzadas el jueves por entidades de prensa argentinas y extranjeras a otro proyecto gubernamental, de ley de medios audiovisuales, al que ven como una amenaza a la libertad de prensa y a la seguridad jurídica.

El polémico proyecto de medios audiovisuales, que está en el Congreso, tiene como telón de fondo una pelea con el multimedios Clarín, el mayor de Argentina y feroz crítico del Gobierno, y en caso de aprobarse obligará al grupo a deshacerse de sus canales de aire o abandonar los de cable en menos de un año.

El Gobierno argumenta que el objetivo de la ley de medios es terminar con los monopolios informativos.

Un episodio echó el jueves más leña al fuego, cuando más de dos centenares de inspectores participaron de un gran operativo fiscal en empresas y casas particulares de directivos de Clarín, que atribuyó el hecho a objetivos intimidatorios y amenazantes a la libertad de expresión.

“Dudo que haya habido alguna otra etapa en la vida institucional del país donde se haya podido hablar con mayor libertad que en la etapa que me ha tocado a mí gobernar Argentina”, dijo Kirchner en el mensaje que fue transmitido por cadena nacional de radio y televisión.

El operativo fue repudiado por la oposición y el jefe de la agencia recaudadora de impuestos, Ricardo Echegaray, negó haberlo ordenado e informó el desplazamiento de los funcionarios que permitieron que se llevara a cabo.

Kirchner dijo que el proyecto de ley para suprimir el delito de calumnias e injurias es consecuencia de un fallo de CIDH contra el Estado argentino, a raíz del caso de un periodista que fuera condenado por ese delito y que llevó su reclamo ante ese tribunal.

Se trata de Eduardo Kimel, condenado en 1991, durante el gobierno de Carlos Menem (1989/99), a un año de prisión y a pagar una indemnización por criticar la actuación de un juez en la investigación de un crimen perpetrado en la dictadura, un caso por el cual el Gobierno reconoció que se había violado la libertad de expresión.

Una delegación de la CIDH está en Buenos Aires, a 30 años de una histórica visita al país en plena dictadura que le permitió recoger miles de denuncias, comprobar y denunciar las prácticas del terrorismo de Estado.

Unas 30 000 personas desaparecieron en la dictadura, según organismos humanitarios.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)