7 de September de 2009 00:00

Kenny G regaló un saxofón y dio un concierto para los quiteños

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Espectáculo

A las 20:15 del sábado, el público que acudió  a escuchar a  Kenny G se percató de que el concierto estaba retrasado.



Más datos

Los músicos   que acompañaron a Kenny G  en Quito fueron Robert Damper (piano), Vail Johnson (bajo), Daniel Bejarano (batería), Ron Powell (percusión) y John Raymond (guitarra).
  El concierto   empezó a las 20:35, sin teloneros.  A la entrada del Teatro Nacional, una joven ofrecí a   discos originales de Kenny G. Afuera, los comerciantes  vendieron discos piratas del artista y de   Richard  Clayderman.   Diez minutos después, los asistentes -que llenaron la mitad del Teatro Nacional- aplaudieron con énfasis. Pero todavía no llegaba el músico.  Más bien fue el  marchista cuencano    Jefferson Pérez quien ingresó al teatro y recibió un saludo.  

En la espera, una estudiante de música  comentó el parecido que tiene el saxofón lineal de Kenny a un clarinete.  Otros aguardaron  en silencio, hasta que  las luces se atenuaron y una pantalla  mostró los alrededores de la Casa de la Cultura, donde sería  el recital.

A las 20:35, el saxofón de Kenny G ya se escuchaba en el teatro. Pero el escenario seguía  vacío, solo con la presencia de una luz azul que bañaba los instrumentos.

Para sorpresa del público, el músico estadounidense apareció entre las butacas. Kenny  había entrado por la misma puerta que ingresaron los asistentes. 

Mientras interpretaba el tema Home, el saxofonista avanzó   con paso lento hacia el escenario. La gente aprovechó para capturar ese momento en fotografías.  

Al llegar al escenario, un guitarrista, un bajista, un percusionista, un baterista y un pianista lo esperaban. El músico cambió de saxo y esta vez dio al público una demostración de su capacidad para tocar una nota prolongada con el instrumento. Según se leyó en la pantalla, Kenny G tiene el récord de la nota más larga, con 45 minutos soplando el saxofón.

Es fácil, dijo, solo tienen que inhalar y exhalar con la nariz, al mismo tiempo exhalar con la boca. Con un español marcado por su acento estadounidense, Kenny G bromeó con el público.
“He estado ensayando mi español solo para esta noche. Por ejemplo: “¿Dónde está Burger King?”.

El siguiente tema fue Habana, matizado con imágenes de Cuba. El percusionista Ron Powell bromeó con Kenny al poner un sonido de grillos entre la canción. 

Powell se ganó al público con su carisma. Mientras Kenny G desapareció del escenario a la media hora del recital, con una respiración agitada, el percusionista animó al público con un juego. Invitó a los presentes a imitar el sonido de la pandereta.

El saxofonista regresó al escenario e interpretó más temas conocidos: G-bop,  Forever, Rhythm and  Romance, Sabor a mí, Tango, Saxo loco, Bésame mucho, Pic up the pieces, Bird, entre otros.

Como es tradición en un concierto de Kenny G, el músico sorteó un saxo, dedicó un tema a las ganadoras -que se sentaron en el escenario- y al final les entregó el instrumento. El concierto, que duró más de dos horas, fue aplaudido por un Teatro Nacional con la mitad de las butacas ocupadas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)