Copias de cédulas, certificado de votación u otros d…
Perú imponen cerco epidemiológico por variante de covid-19
Migrantes intentan cruces ilegales hacia EE.UU. en autos
Un joven arrojó a su bebé por un barranco para no pa…
CFN cumplirá con pedido de liquidación de Seguros Sucre
Ambiente registra primer avistamiento de ballenas jo…
¿Qué dice la OPS sobre vacunar a niños contra covid-…
Los presos de la Penitenciaría tenían un taller clan…

Justicia británica dictará sentencia sobre extradición de Assange el 4 de enero del 2021

Reino Unido anunciará el 4 de enero del 2021 su decisión sobre la demanda de extradición de Julian Assange, reclamada por Estados Unidos, que quiere juzgar al fundador de Wikileaks. Foto: REUTERS

Reino Unido anunciará el 4 de enero del 2021 su decisión sobre la demanda de extradición de Julian Assange, reclamada por Estados Unidos, que quiere juzgar al fundador de Wikileaks. Foto: REUTERS

Reino Unido anunciará el 4 de enero del 2021 su decisión sobre la demanda de extradición de Julian Assange, reclamada por Estados Unidos, que quiere juzgar al fundador de Wikileaks. Foto: REUTERS

La justicia británica anunciará el próximo 4 de enero del 2021 su decisión sobre la demanda de extradición de Julian Assange, reclamada por Estados Unidos, que quiere juzgar al fundador de Wikileaks por la difusión de centenares de miles de documentos confidenciales, anunció este jueves, 1 de octubre del 2020, la jueza a cargo del caso.

El activista australiano, de 49 años, seguirá hasta entonces encarcelado, precisó la jueza Vanessa Baraitser, tras cuatro semanas de audiencias en Tribunal Penal de Old Baley, en Londres.

La justicia estadounidense quiere juzgar al australiano por espionaje. Podría ser condenado a 175 años de cárcel por la difusión, a partir de 2010, de más de 700 000 documentos clasificados sobre las actividades militares y diplomáticas estadounidenses, en particular en Irak y Afganistán.

Assange fue detenido en abril de 2019 tras pasar siete años refugiado en la embajada ecuatoriana, precisamente por temor a ser extraditado a Estados Unidos.

La jueza británica tiene que sopesar ahora si la extradición del activista es proporcional o compatible con los derechos humanos.